El Gobierno quiere aumentar el gasto $ 33.000 millones pero garantiza superávit

Economía envió la iniciativa a jefatura de Gabinete. Con el aval de Sergio Massa, pasará al Parlamento. Se avecina una fuerte discusión por el crecimiento de los subsidios.

15deAgostode2008a las07:03

Para hacer frente al pago de sueldos, subsidios y obras de infraestructura, el Gobierno ampliará el Presupuesto 2008 en $ 33.000 millones mediante un proyecto de ley que girará en los próximos días al Congreso. De acuerdo con la iniciativa redactada en el Ministerio de Economía, a la que accedió El Cronista, aún con ese incremento del gasto, el año cerrará con un superávit financiero en torno a los $ 4.300 millones.

De todas formas, y si bien los números sustentan la decisión, al Gobierno le espera una larga discusión en el Parlamento en torno a este proyecto debido al fuerte cuestionamiento que tiene la política de subsidios. Del aumento del gasto, gran parte corresponde a transferencias al sector privado.

Este resultado financiero es el que se contabiliza luego del pago de los intereses de la deuda, por lo que el Tesoro todavía no afronta problemas serios de caja. Los técnicos del Palacio de Hacienda reconocen que se están postergando muchos pagos a proveedores, pero aseguran que se trata de una estrategia de acumulación de fondos para una eventual crisis de financiamiento. En 2009, las necesidades de financiamiento ascienden a los u$s 12.000 millones.

Según el proyecto de ley, que todavía está bajo análisis en la Lefatura de Gabinete, los recursos adicionales a los presupuestados serán de $ 38.000 millones, por lo que el año terminará con ingresos totales por unos $ 207.000 millones. Los gastos, en tanto, crecerán $ 33.000 millones y el total ascendería a los pocos más de $ 198.000 millones. El superávit total del año rondará entonces los $ 8.897 millones, que equivale a 0,9% del PBI.

La mayor parte de este incremento presupuestario estará destinado al pago de subsidios al sector energético y del transporte, que permiten mantener bajas las tarifas, aumento de sueldos y obras. Al respecto, el titular de la Cámara de la Construcción, Carlos Wagner, aseguró que “el presupuesto de este año no alcanza para hacer los contratos que ya estaban comprometidos por determinaciones de precios y por avances de obras superiores a los previstos”. El empresario agregó que “faltan $ 1.200 millones para completar la facturación de las obras que están contratadas”.

De los $ 33.000 millones de aumento del gasto, $ 13.000 millones corresponden a servicios económicos, que son, básicamente, transferencias al sector privado, explicó una fuente de Economía. Según las proyecciones privadas, los subsidios este año oscilarán entre los $ 35.000 y los $ 40.000 millones.

La iniciativa que será girada al Parlamento en los próximos días también prevé:

  • La realización de obras de infraestructura nuevas, que no estaban contempladas en el presupuesto original.
  • La autorización para emitir hasta $ 2.000 millones en Letras del Tesoro con el objetivo de destinarlos a la compra de combustible.
  • La habilitación para tomar deuda del banco brasileño BNDES: $ 1.000 millones para el Mercado Mayorista Eléctrico (Cammesa) y $ 1.250 millones para obras previstas por Aysa.
  • La prórroga de la Ley 26.028, que reemplazó la tasa al gasoil por el impuesto al gasoil, que grava la venta del combustible. Esta ley tiene fecha de vencimiento en 2010 y la prórroga será hasta 2024, según el proyecto.
  • Beneficios impositivos para promover las obras en materia energética y del sector petrolero.

La ampliación de Presupuesto es una medida usual en los últimos años. Desde el gobierno de Néstor Kirchner, los proyectos de gastos y recursos fueron subestimados para cuidar la caja. Pero el objetivo de esta estrategia también es asignar fondos discrecionalmente. Al recaudar más, el Gobierno puede rec

Temas en esta nota

    Cargando...