XVI Congreso de Aapresid - "Los negocios de base ambiental se van a extender"

La conferencia de Ernesto Viglizzo, director del Programa de Gestión Ambiental del INTA, utilizó varios ejemplos para poder combinar rentabilidad y servicios ecológicos.

15deAgostode2008a las17:51

“Estamos ante una línea potencial de conflicto. La competencia por la tierra se va a profundizar con el aumento de la demanda de alimentos y la puja por producir energías renovables”. Así comenzó su ponencia el Dr. Ernesto Viglizzo, director del Programa de Gestión Ambiental del INTA. Ante una sala repleta de jóvenes, el especialista abrió la tarde del miércoles para disertar sobre la provisión de servicios ecológicos y rentabilización del ambiente rural en Argentina.

“Las presiones internacionales puestas en Brasil, por el Amazonas, la oferta ecológica más grande del mundo, nos hace pensar cómo se va vislumbrando el panorama en el terreno que nos compete”, expresó el especialista.

Sin duda, para el representante del INTA hay que visualizar los servicios tangibles que el hombre crea y como “los servicios ecológicos son intangibles en su mayoría, ahí empiezan los problemas”. Viglizzo apeló a los ecosistemas, que nos proveen una enorme cantidad de servicios ecológicos, que regulan el clima y nuestro medio ambiente. Mencionó como ejemplo a las diferentes biomasas que otorgan protección de la erosión y explicó cómo los bosques, los humedales, y otros ecosistemas pueden ser bien aprovechados “para, sin dejar de cuidarlos, obtener rentabilidad”.

El director del Programa de Gestión Ambiental del INTA utilizó varios ejemplos para poder combinar rentabilidad y servicios ecológicos y sostuve en forma tajante: “Quien conserva factura, cobra”.

Además, se preguntó como para graficar el concepto: “¿Cuánto me cuesta reemplazar un bosque para construir una planta de agua potabilizadora, o qué servicios ecológicos se necesitan para darle continuidad a los proyectos?

Para hablar de los costos que pagan por el servicio ecológico algunas poblaciones que viven dentro de –por ejemplo- un bosque nativo, deslizó su idea fuerza: “que el productor mantenga el bosque y que alguien le pague para que efectivicen esos servicios”.

Citó algunos ejemplos como este: Una población ubicada en un valle, con un bosque que ayuda a regular los cursos de agua. “Si lo deforestamos, seguramente esos flujos de agua se descompondrían y terminaría con consecuencias de deslizamiento que podrían terminar con la población. Pero los dueños de tierras podrían negociar para ofrecer los servicios ecológicos a los pobladores, señaló con el soporte de un gráfico”.

Dr. Ernesto Viglizzo, también desarrolló su teoría sobre los bonos de carbono, como un buen ejemplo de caso de estudio por los cuáles se está cobrando por los servicios ecológicos. “Esto ya no es una mera curiosidad académica”, enfatizó.

Algunos datos

Para Viglizzo, hay cambios que se están generando en los últimos años en Argentina y el mundo. “En nuestro país se evidenciarán, si potencialmente nos proyectáramos para ofrecer servicios ecológicos”.

Se pueden mencionar algunos ecosistemas, que puntualizó el referente del INTA: el Delta del Paraná, el Iberá, los Bosques Patagónicos, los bosques andinos. “Allí tenemos grandes concentraciones de zonas ecológicas, gran cantidad de biomasa”, explicó.

“En nuestro caso estamos afectados, como en el caso del desmonte en Chaco, pero no hemos afectado los áreas vitales”, dijo.

El tema será cuál “es el ardid ingenioso, para que la economía empiece a pagar por servicios que no son tangibles. La mayoría de métodos para valorar los servicios ecológicos son más complejos, por diferentes aspectos y por eso deberá establecerse una negociación entre los demandantes y oferentes de servicios ecológicos para los usos de la tierra”.

Para finalizar

Temas en esta nota

    Cargando...