XVI Congreso de Aapresid - "Logramos revertir el problema de la desnutrición en Chile"

El reconocido pediatra Fernando Monckeberg, disertó sobre la importancia de desarrollar políticas para combatir la desnutrición infantil. “Es imposible que un país tenga destino cuando hay un alto porcentaje de población dañada“. Habló de la experiencia chilena y destacó los progresos conseguidos.

16deAgostode2008a las08:13

Sobre la tarde del jueves se presentó en el XVI Congreso de Aapresid el pediatra chileno, Fernando Monckeberg, reconocido ampliamente en el mundo de la medicina por ser el impulsor de un proyecto de trabajo que logró reducir la desnutrición en su país.

Preocupado por la problemática de la pobreza, que promediando la década del ’70 acechaba a Chile, Monckeberg fundó en 1975 la Corporación para la Nutrición Infantil (Conin), una entidad sin fines de lucro cuya finalidad era recuperar a los menores de 0 a 3 años, con desnutrición primaria o secundaria.

Durante su ponencia el especialista se explayó sobre la experiencia chilena que, luego de 30 años, logró disminuir drásticamente la mortalidad infantil y elevar el nivel de acceso a la educación primaria, secundaria y universitaria.

¿Cómo fue el proceso de trabajo para reducir en Chile los niveles de desnutrición y mortalidad infantil?

Lo que estábamos viendo era que el impacto de la pobreza crónica y la desnutrición producían en el individuo y en la sociedad un gran daño e impedían el desarrollo económico y social del país.
Advertimos que los principales daños físicos y mentales se producían durante los primeros años de vida de los niños y persistían durante el resto de la vida.

Sobre el año 1974 en Chile más del 60 por ciento de la población de niños menores de cinco años estaban siendo dañados.

En esa circunstancia a mi modo de ver, no era posible que el país tuviera destino con un porcentaje tan alta de población dañada.

Entonces tuvimos que desarrollar todo una estrategia para que esta situación cambiara y afortunadamente las cosas se han logrado después de 40 años, ya no hay desnutridos en Chile.

Cuando comenzamos apenas de cada cien niños que comenzaban la educación básica, sólo terminaban dieciséis y la gran causa de esta situación era que estos chicos no eran capaces de responder a las exigencias de la educación y eso llevaba a la altísima deserción. Una cantidad mínima llegaba a la educación media y muchos menos aún alcanzaban la ecuación superior.

Ahora las cosas han cambiado. El 100 por ciento termina la educación básica, está terminando la media el 80 por ciento y está accediendo a la educación superior aproximadamente el 46 por ciento.

El país es otro y básicamente el cambio se produjo al prevenir el daño sociogénico biológico producido por la desnutrición y la pobreza durante los primero períodos de la vida.

¿Cómo se pusieron en marcha los planes?

Los planes fueron más complejos de lo que se ve a primera vista porque quien habla de desnutrición piensa que con dar un alimento ya se soluciona el problema. Pero lo cierto es que el problema es bastante más complejo. Había que cambiar completamente el micro medioambiente del niño, de cero a cinco años. Las madres tenían un alto nivel de analfabetismo, donde la escolaridad promedio alcanzaba a los dos o tres primeros años, donde no había condiciones de vivienda, ni sanitarias. No había cloacas ni agua potable.

Había que lograr que el grupo familiar elevara los índices de escolaridad. En esa época nacían en Chile 320 mil niños por año y evidentemente no era fácil llegar a prevenir que no sufrieran daños esos chicos y controlar durante el embarazo a la madre y garantizar que la totalidad de los partos sean atendidos en hospitales.

¿Cual fue la inversión que hizo Chile para lograr los objetivos deseados?

Fue un largo proceso y significó una enorme in

Temas en esta nota

    Cargando...