Aun con el manoseo al Indec, la deuda subió US$ 5100 millones

Los números corresponden al primer semestre; ya supera los US$ 149.800 millones.

Por
20deAgostode2008a las07:44

El plan de desendeudamiento que postuló el Gobierno cuando canceló de un pago el pasivo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) desnudó los severos límites que le impuso la realidad.

Pese a mantener un abultado superávit y a haber cancelado el Tesoro con recursos genuinos buena parte de las obligaciones a las que le tocó hacer frente durante la primera mitad del año, la deuda pública nacional se incrementó en poco más de US$ 5100 millones en ese lapso.

Eso indica la información que actualizó la Secretaría de Finanzas del Ministerio de Economía en las últimas jornadas, al consolidar los datos al fin de segundo trimestre del año, un trabajo que muestra que el pasivo, que era de US$ 144.728.640 al 31 de diciembre pasado, se abultó hasta los US$ 149.847.396 al 30 de junio último.

Más de la mitad del incremento de la deuda, unos US$ 2800 millones, está relacionada con la mayor erogación que genera la cláusula de indexación con que fueron emitidos muchos de los bonos de la deuda en pesos tras la crisis de 2001, un mecanismo que buscaba resguardar el capital de estos títulos.

Varios de esos títulos, los más líquidos, fueron emitidos durante la gestión de Néstor Kirchner, pese a que fue el mismo mandatario el que, en un insólito giro, calificaría más tarde este tipo de deuda como "una hipoteca".

El aumento se produjo pese a que es evidente que el Gobierno manipuló las mediciones inflacionarias en un intento de evitar que la deuda indexada por más de US$ 61.200 millones emitida aumentara de manera exponencial, ante el desborde que han mostrado los precios desde 2005 hasta hoy.

Por la caída del dólar
Sin embargo, en realidad, la mayor proporción de la suba se explica por ajustes contables relacionados con la caída que, durante el primer semestre del año, registró el dólar contra el peso.

Ocurre que, como el 47,96% de la deuda está nominado en moneda local, al apreciarse el peso cerca de 5% frente al dólar se ajustó el valor de ese stock parcial al medirse en dólares.

De hecho, durante el primer semestre este efecto explicó un aumento de US$ 4065 millones que se diluiría de aquí en más si el Gobierno dejara nuevamente subir el tipo de cambio, algo que evita por estos días para no propiciar una dolarización mayor del ahorro local en el marco de la sostenida desconfianza con que convive.

Vale tener presente que el stock de la deuda pública, sin el remanente no presentado al canje, se elevó en los últimos doce meses en US$ 11.533 millones y ya es incluso superior en US$ 4500 millones a la exigible hacia el fin de la convertibilidad, es decir, el momento en que la Argentina declaró la cesación de pagos. Aunque se trata de un pasivo algo más fácil de administrar por el costo y los plazos de vencimiento.

Temas en esta nota

    Cargando...