España ubicó a la Argentina entre los países de riesgo elevado para invertir

Mientras se decide la suerte de Aerolíneas, el Banco Central español expresó lo que la diplomacia aconseja callar: la Argentina es de alto riesgo para tener relaciones comerciales y financieras.

26deAgostode2008a las07:49

La Argentina es un país con un riesgo económico “elevado”, sólo a la altura de Venezuela, Cuba, República Dominicana, Irán y Camerún. La definición corresponde al Banco Central de España y se publicó en momentos en los que el Gobierno avanza en la estatización de Aerolíneas Argentinas y el Congreso nacional debate si se el Estado se hará cargo de la deuda contraída por el grupo Marsans.

El gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero –consultadopor El Cronista– destacó la independencia y autonomía de la entidad monetaria. Precisamente, esa autarquía le permite transmitir lo que la diplomacia aconseja callar.

El reporte analiza la interdependencia y el riesgo que se dan en las relaciones bilaterales entre España y prácticamente todo el mundo. Se introduce en los vínculos comerciales, energéticos, financieros y bancarios. En esas cuatro variables, Argentina se ubica como uno de los países más riesgosos con los que el país europeo mantiene relaciones económicas.

El informe ubica a la Argentina entre los “principales riesgos” en cuanto a interdependencia comercial, financiera y bancaria, lo que lo hace uno de los destinos menos confiables para las inversiones españolas en el promedio global. El país no es considerado riesgoso en el intercambio energético, porque no es un proveedor de energía como lo son Venezuela e Irán, entre otros.

En la tabla general, de acuerdo a la densidad de la relación económica o interdependencia, sólo Irak es considerado más riesgoso que Argentina.

Voceros de la Embajada de España en Buenos Aires afirmaron que el gobierno de Rodríguez Zapatero no tiene vínculo alguno con el Banco central y mencionaron que, según la página legal del artículo, la entidad financiera no se hace responsable por las opiniones y análisis de los autores. Pero estos, Miguel García–Posada y Josep Vilarrubia, son investigadores de la división internacional del Banco de España.

Hasta el momento, el Estado español se cuidó de emitir opinión alguna sobre la situación de Aerolíneas Argentinas y el grupo Marsans.

También evitaron polemizar sobre el ingreso del empresario Enrique Eskenazi al capital accionario de YPF y limitaron sus reclamos económicos al ámbito de la “previsibilidad jurídica” y a un tenue pedido de recomposición tarifaria para compañías de servicios públicos de capital español.

Pero los empresarios españoles suelen decir por lo bajo que el Banco de España opina, mediante sus informes, lo que ellos no pueden afirmar.

Niveles de riesgo

Para evaluar el riesgo de cada país, el informe toma los ratings provistos por las calificadoras Standard & Poor’s, Moody’s y Fitch, indicadores por la Unidad de Inteligencia Económica (UIE) y el ránking elaborado por el Banco Mundial sobre la facilidad para crear y operar negocios en cada Estado.

El reporte fue elaborado antes de que S&P y Moody’s bajaran la calificación argentina a niveles más próximos al default, este mes.

Las inversiones españolas son las más importantes para Argentina, sólo superadas en cantidad por aquellas que provienen de Estados Unidos. Se estima que entre un 25% y un 30% de los u$s 13.000 millones de inversión extranjera directa del primer semestre del año llegaron de España.

En mayo último, durante un almuerzo con empresarios, el embajador Rafael Estrella dijo que el “19% de la recaudación fiscal argentina proviene de empresas de capital español”. El diplomático cifró en 150.000 los puestos de trabajo creados por compañías de su país en estas tierras.

Sin embargo, América Latina representa apenas un 5% del interc

Temas en esta nota

    Cargando...