Pronostican que la Argentina deberá importar carne en 2012

Según la entidad agrícola, esto ocurrirá si no se modifican las políticas vigentes; sugieren un plan para elevar un 50% el tonelaje.

Por
27deAgostode2008a las07:29

La Argentina debería importar carne en 2012 si las políticas vigentes no se modifican, mientras que se podría elevar en 50 por ciento el tonelaje producido si cambian las reglas de juego vigentes, advirtieron desde la conducción central de la Asociación Argentina de Consorcios Regionales de Experimentación Agrícola (Aacrea).

Las precisiones las brindó a la prensa Belisario Álvarez de Toledo, coordinador general de la entidad, cuando diagnosticó que "hay fuertes señales de alerta en la ganadería argentina".

Dijo que el contexto internacional del mercado de la carne representa una gran oportunidad para el país, así como que para aprovechar esta situación, "aquí deberían cambiar las condiciones de comercialización, en el consumo interno y las ventas al exterior".

Recordó que durante los últimos años se ha producido en el país una liquidación general del rodeo (especialmente de hembras) y una disminución del peso de faena y remarcó que se está trasladando la ganadería de las zonas pampeanas a otras regiones, como el NOA y el NEA, donde la productividad es menor,: "por cada 100 vacas que se trasladan a estas zonas se producen 21 terneros menos", graficó.

"Este comportamiento es provocado por los crecientes riesgos que enfrentan los eslabones intermedios de la cadena de la carne, frente a las regulaciones y el intervencionismo oficial en la comercialización interna y externa del producto", precisó.

Agregó que los costos de la ganadería han sufrido un considerable aumento, así como que mientras que "hoy, el ternero vale lo mismo que en 2006, los costos han aumentado desde ese momento un 50 por ciento", graficó.

El especialista puso de relieve que el aumento en la producción ganadera se detuvo en 2005, pero la cantidad de hacienda faenada siguió aumentando, lo que llevó a una disminución del stock.

Acotó que si se mantiene la tendencia de aumento en la matanza de hembras y la disminución del peso de faena, "habrá problemas de abastecimiento de carne vacuna para la población argentina". En esa línea, comentó que el crecimiento del consumo local y la baja en la producción "determinarán que la Argentina deba importar carne para abastecer el mercado interno, a partir del año 2012", algo que llevará a que "nuestro país desaparezca del mercado de exportación de carnes de calidad", presagió.

Al subrayar que "aún hay tiempo para el cambio", puso de relieve que la tendencia negativa sectorial "podría revertirse, si se establecen condiciones de promoción de la actividad y se interrumpe el intervencionismo oficial en los mercados".

Dijo también que para que la actividad retome una senda de crecimiento que abastezca el consumo interno y la exportación, se necesitan cuatro elementos: "precio, previsibilidad, tecnología y un productor que combine estos factores asegurando el éxito y la sostenibilidad de la empresa". "Hoy no hay previsibilidad y el precio no es acorde a los costos, por lo que el desarrollo del negocio está en una encrucijada. Sin embargo, siguen existiendo amplias posibilidades de crecimiento", destacó. Graficó también que con la misma cantidad de vacas que existen en el país se podrían producir 2,7 millones de terneros más si se logra pasar del 62 por ciento de destete al 75 (pct).

Además, agregó que en la misma superficie que ocupa la ganadería actualmente se podrían disponer 5,7 millones de vacas adicionales, cuya producción, llevada al peso de faena, daría lugar a una oferta adicional de carne de 1,5 millones de toneladas, que significarían un aumento del 49 por ciento respecto de la situación actual.

Temas en esta nota

    Cargando...