La baja en Ganancias fue más limitada para cuidar la caja y evitar presión inflacionaria

Subió 20% el mínimo para pagar Ganancias. No se tocó la tablita de Machinea. Tiene un costo fiscal de $ 1500 millones anuales. Gremios insatisfechos.

29deAgostode2008a las07:40

El Gobierno finalmente concretó ayer el primer paso de su plan para intentar reconciliarse con la clase media tras el descontento generado a partir de la crisis del campo y el repunte de la inflación. La presidenta Cristina Fernández dispuso una suba de 20% en el mínimo no imponible del impuesto a las Ganancias que beneficiará a 850.000 trabajadores y autónomos con ingresos medios y altos. La medida, si bien responde a un reclamo con el que desde hace meses venía machacando la CGT, no cumple del todo con las expectativas sindicales.

El Gobierno, más ortodoxo, prefirió privilegiar la caja fiscal y evitar inyectar más recursos a la economía que provoquen un nuevo rebrote inflacionario. La medida tiene un costo estimado en $ 1500 millones anuales.

El anuncio –que se formalizó tras una reunión entre la Presidenta y el jefe de la CGT, Hugo Moyano– no contempló modificaciones sobre la tabla que determina las posibles deducciones sobre el tributo, por lo que la mejora será significativamente menor para quienes ganan más de $ 7000 por mes.

Los cambios en Ganancias regirán con los salarios de septiembre pero serán retroactivos al 1 de enero, por lo que las empresas deberán reintegrar a su personal el proporcional por los descuentos aplicados sobre la base del mínimo no imponible anterior.

El incremento fijado por el Ejecutivo eleva el piso salarial para no ser alcanzado por el tributo de $ 3.346 a $ 4.015 en el caso de los trabajadores solteros y de $ 4.577 a $ 5.553 para los casados, lo que representa ajustes de 20% y 21% respectivamente, inferiores al nivel promedio de las últimas subas salariales.

El nuevo esquema beneficiará en mayor medida a 200.000 trabajadores en relación de dependencia y 42.000 autónomos que directamente dejarán de pagar el impuesto, en tanto que 310.000 empleados y 290.000 autónomos soportarán una carga menor que dependerá de su nivel de ingresos. En total, los trabajadores beneficiados representan el 15% del personal en relación de dependencia. “El 68% de los actualmente alcanzados pagarán menos o directamente dejan de pagar”, explicó el titular de la AFIP, Claudio Moroni al oficializar los cambios junto al ministro de Trabajo, Carlos Tomada, y Moyano, que directamente calificó de “insuficiente” la medida y anticipó que la CGT seguirá exigiendo el fin de la tablita ideada por el ex ministro José Luis Machinea.

La rebaja en Ganancias será más significativa en los sueldos de hasta $ 7000, justamente desde donde comienza a regir la tablita que recorta el nivel de las deducciones posibles sobre el tributo. Tomando los ejemplos calculados por el Gobierno, un trabajador soltero con un sueldo neto de $ 4500 que hasta ahora tributaba anualmente $ 1600, con los cambios pasará a tributar $ 567, un 65% menos. En cambio, otro soltero que cobra mensualmente $ 8000 y tributaba $ 17.108 por año, desde ahora deberá abonar por Ganancias $ 15.933, un 7% menos. La situación es similar con los casados con hasta dos hijos. En ese caso, un empleado con un sueldo de $ 6000 que pagaba anualmente por Ganancias $ 2090, con la suma del mínimo imponible pasará a tributar $ 522, una rebaja del 75%. La reducción será sólo de 11% para el trabajador que gana $ 8000, que pasará a tributar $ 13.233 contra los $ 14.948 que aportaba en la actualidad.

También se elevaron proporcionalmente al mínimo las deducciones por cargas de familia, especial y servicio doméstico.

Asignaciones familiares

El Gobierno pretende avanzar con el aumento del salario familiar en el término de 10 días en el marco de una estrategia destinada a generar en forma paulatina diversas mejoras en los ingresos de bolsillo de los trabaja

Temas en esta nota

    Cargando...