Alimentos y combustibles llevan la inflación de agosto a 1,6%

Después de meses de desaceleración de la economía y precios atenuados, el mes pasado recuperó el alza. Pero el foco está puesto en septiembre, cuando podrían subir la carne y las tarifas.

01deSeptiembrede2008a las08:11

La suba de los alimentos, los combustibles y la tarifa de electricidad están impulsando la inflación de agosto, que cerraría con un incremento en torno a 1,6%, según el consenso de varios economistas consultados. Sin embargo, como ocurre reiteradamente todos los meses, la cifra oficial que publicará el Indec la semana próxima se ubicará casi un tercio por debajo de este número, entre 0,6 y 0,7%.

Después de un segundo trimestre de desaceleración de la economía, producto del conflicto con el campo y de niveles de precios atenuados por la caída en el consumo, en agosto la inflación recobró la tendencia, que la ubicará entre 25 y 30% en el año. Si bien el mes pasado se produjeron incrementos puntuales, como la tarifa de electricidad y los combustibles, agosto no es un mes estacionalmente alto en materia de inflación.

En setiembre, en cambio, se produce un salto en los precios de la indumentaria –por el cambio de temporada– y también en algunos alimentos sensibles como la carne, que tiene una fuerte incidencia en la composición del IPC. Al comenzar la primavera, la oferta de hacienda se retrae naturalmente porque comienza a crecer el pasto para alimentar a los animales. Esta escasez suele trasladarse luego al mostrador.

Además, este mes impactará el aumento de entre 36% y 73% en los peajes de las rutas 2 y 11, que comienzan a regir hoy, y están previstos ajustes en las tarifas de gas y del transporte público (ver pag 4). El Gobierno tenía previsto conceder esos aumentos en agosto, pero luego decidió postergados para no generar mayor impacto en el bolsillo del consumidor, que ya había sufrido incrementos en el costo del alza en la luz de entre 10% y 30%, según el consumo.

“Esperamos una inflación en agosto de entre 1,6/1,7%, que tiene que ver más con la tendencia. Ocurrió que entre mayo y julio, la suba de precios estuvo por debajo de la tendencia porque son meses donde el valor de la carne no se mueve y tuvimos una temporada de indumentaria floja porque hizo calor”, señaló el economista Miguel Bein. De acuerdo con las proyecciones de su consultora, los alimentos subieron 1,5%, “con algunas bajas en las segundas marcas y un incremento superior –1,8%– en las primeras”.

Por su parte, M&S Consultores, que dirigen Carlos Melconián y Rodolfo Santángelo, proyectan una inflación entre 1,4% y 1,6% para agosto, con una estimación para todo el año que continúa en la banda entre 25 y 30%. “La inflación está estabilizada y atenuada, pero 27% anual es un número alto”, destacó Melconián, al asegurar que “el epicentro del salto adicional de inflación fue en marzo y abril y sólo en esos meses se produjo un nivel de actividad decreciente y una alta tasa de inflación”.

El economista Hernán Hirsch, de RSH Macroeconomía, fue algo más pesimista con sus proyecciones, al estimar una inflación en agosto en torno a 2%. De todas formas, el analista recalcó que la suba de precios “no está espiralizada”.

También subieron en agosto los alimentos consumidos fuera del hogar, como en restaurantes y kioscos, donde los incrementos fueron mayores que el promedio de suba del rubro, señaló Bein. El economista recordó las vacaciones de invierno se extendieron hasta la primera semana de agosto, por lo que impactó el factor turismo.

Si el Indec publica un incremento de precios en agosto de 0,6% –igual al mismo mes del año pasado–, el IPC oficial acumularía en lo que va del año 5,6%, frente a un incremento real de precios que ya suma 16%.

Para lo que resta del año, septiembre y octubre serán meses con mayor impacto en los precios por los ajustes pendientes, noviembre será más tranquilo y

Temas en esta nota

    Cargando...