El reacomodamiento exportador - Flavia Rossi (*)

Este año, el mundo consumiría como forraje el mayor volumen de trigo de los últimos 18 años, lo que permitirá liberar maíz para ser usado como energía. El trigo barato también reemplazará a la harina de soja, que deberá competir con la mayor oferta de harina de colza y de girasol que habrá en Europa.

Por
05deSeptiembrede2008a las09:43

Mientras el mundo se acomoda a una nueva campaña, la Argentina intenta mejorar la forma en que se inserta en el mundo. Esta última semana la Oncca volvió a hacer ajustes para agilizar el funcionamiento del ROE Verde y emitió un magro detalle por producto de las exportaciones que se hicieron desde mayo (el segundo en casi cuatro meses).

Soja. Se informó que se acumulan exportaciones por 9,5 millones de toneladas de poroto de soja y un máximo de 14,5 millones de subproductos. El complejo acumula ventas por 24 millones de toneladas, 10 millones menos de las que tiene y 30 por ciento por debajo de lo que comprometido el año pasado a esta fecha. No sólo los compradores están abastecidos, sino que queda mucha más soja a campo que el año pasado. Según los últimos datos, de una producción de 47,5 millones de toneladas, restaban por vender algo más de 13 millones (26 por ciento más de lo que quedaba en 2007).

Maíz. Se confirmó lo que se siente en el mercado. El saldo exportable está agotado. La Oncca informó que se autorizaron casi 2,6 millones de toneladas, lo que lleva el acumulado a 13,9 millones. El sector tiene suficiente mercadería comprada como para hacer frente al total de exportaciones. El saldo exportable de 331 mil toneladas que anunció Echegaray la semana pasada está prácticamente agotado y quedan apenas 100 mil toneladas adicionales. El único sostén sería la necesidad de embarcar el 20 por ciento de las ventas remanentes por las demandas que tengan los consumos de aquí al ingreso de la nueva cosecha.

Trigo. Los datos no sorprendieron. Se llevan exportados 9,4 millones de toneladas, con un remanente exportable en torno a 700 mil toneladas. El sector tiene mercadería suficiente como para cubrir todo el saldo exportable y los nuevos negocios se centrarán en la posición de cosecha.

Mercado internacional. Sigue volátil, presionado ahora por la recuperación que está experimentando el dólar contra el euro y las demás divisas, además de los consecuentes cierres de posiciones de inversores especulativos que meses atrás habían encontrado refugio en esos destinos. El petróleo hizo lo suyo, cayendo 10 dólares cuando se confirmó que el huracán Gustav tuvo menos intensidad de la que se esperaba al llegar a tierra en el Golfo de México.

Además de la presión del contexto macroeconómico, los granos recibieron un peso propio. Como todavía persiste el peligro de deterioro en el potencial de rindes de soja y maíz, el mercado sigue sensible a lo que pasa en el cielo. La llegada de algunas lluvias en la región de cultivos redujo el nerviosismo y los precios de la soja fueron los más castigados, ya que bajaron 36 dólares en sólo una semana contra los ocho dólares que retrocedió el maíz.

El trigo testeó nuevos mínimos esta semana, mostrando que todavía no terminó de asimilar la fuerte recuperación que habrá en la producción mundial este año. El problema se acentúa por la mala calidad que tendrá el cereal en el hemisferio norte, lo que deprimirá los precios para abastecer las necesidades forrajeras y aumentará las primas por la mercadería de aptitud panadera.

(*) Analista de mercados de fyo.com
 

Temas en esta nota

    Cargando...