Empeoró el clima financiero local y ya lo sufren las empresas

Cayeron más las acciones y los bonos; Ribeiro postergó su apertura de capital.

06deSeptiembrede2008a las08:50

Los principales activos financieros locales se desvalorizaron un 5% promedio y la tasa de riesgo país aumentó en más de 50 puntos (de los 671 del lunes a los 722 de ayer) en la semana en que el Gobierno intentó fortalecer su plan para regenerar la confianza de los mercados (aquel que había iniciado con la recompra de bonos de la deuda) con el anuncio del pago de la deuda que el país mantiene con el Club de París.

Los resultados confirman que la apuesta oficial no sólo no logró su objetivo, sino que agrandó la desconfianza, en parte porque para saldar ese pasivo la administración de Kirchner repite su estrategia de acudir a las reservas del Banco Central en momentos en que el clima financiero internacional ha empeorado y el ciclo alcista de las materias primas entrega señales de agotamiento.

Una prueda de ello fue dada por el comportamiento de los mercados registrado ayer: mientras las bolsas globales y la deuda emergente se hundían (por las pesimistas previsiones sobre la economía global), la plaza local replicaba ese movimiento. Pero cuando Wall Street y Brasil cambiario de tendencia ni las acciones ni los bonos locales pudieron seguirle el ritmo, de manera que cerraron el día con nuevas pérdidas.

El mal clima obligó a la cadena de electrodomésticos Ribeiro a suspender hasta nuevo aviso la emisión de acciones con que la pensaba financiar su expansión. La compañía tenía previsto colocar entre inversores hasta el 31% de su capital, de manera de hacerse de fondos para concretar la compra de nuevas sucursales y adquirir el fondo de comercio de Casa Dover, con lo que la cadena ingresaría en Santa Fe. También tenía proyectado financiar así la construcción de un centro de distribución de mercaderías en un terreno de seis hectáreas en el partido de Ezeiza.

La suspensión de esta emisión deja a la vista que el mal clima en los mercados amenaza la continuidad del crecimiento de la economía argentina. Es decir, no se trata de un efecto gratuito. El aumento del riesgo país condiciona fuerte a las empresas que buscan recursos en el mercado. Según datos del Instituto Argentino del Mercado de Capitales, en agosto apenas cuatro compañías lograron tomar recursos, mientras otra (la Central Piedra Buena) debió cancelar la colocación frente a las altas tasas que pedían los inversores.

Ayer, nuevamente los papeles más representativos que se negocian en la Bolsa porteña perdieron un promedio del 0,93%, según el comportamiento del índice Merval, y entre los bonos fueron amplia mayoría las bajas, pese a que, además del anuncio del pago al Club de París, el Gobierno busca sostenerlos con recompras.

Según los analistas, la reacción de los inversores responde a que se decidió cancelar esa deuda con reservas para evitar una renegociación que incluiría una auditoría del Fondo Monetario Internacional (FMI), en un momento inadecuado; se aleja así la posibilidad de que se lo persuada de poner en marcha algún programa antiinflacionario o de normalización en el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec), y, al disponer de las reservas por decreto y mediante una instrucción al Ministerio de Economía, se cree que se abrió la puerta a juicios de los bonistas que no fueron al canje de 2005.

La soja, con fuertes bajas

Los precios de la soja cerraron ayer con fuertes bajas en el nivel local y en la Bolsa de Chicago, en sintonía con la caída de los principales mercados financieros mundiales, el retroceso del petróleo y la apreciación del dólar respecto del euro. En Rosario, la oleaginosa se cotizó a $ 790 (US$ 257) por tonelada. Ese valor, que quedó $ 40 por debajo del precio al que había caído anteayer, resulta el más bajo desde noviembre de 2007. Ayer no se registraron negocios por las diferencias entre compradores

Temas en esta nota

    Cargando...