Los depósitos más cortos y las tasas más negativas

Los ahorros a más de un año son el 2% en el país, mientras que en Chile llegan al 40%, y en Brasil, al 60%.

Por
08deSeptiembrede2008a las07:55

Ahora el problema no sólo es “poco normal” sino, también “poco común”. La Argentina muestra actualmente los peores indicadores en depósitos a plazo fijo de la región, tanto en la extensión de los ahorros, como en las tasas reales que se pagan por ellos. Baste para esto un simple repaso por las cifras que publican los principales bancos centrales de la región: los brasileños depositan tres de cada cinco pesos ahorrados en cuentas mayores al año de vencimiento; los chilenos, uno de cada dos pesos; pero los argentinos sólo uno de cada 50.

El diagnóstico, para los analistas, es uno: la desconfianza. “Pocos países tuvieron las crisis que tuvimos nosotros. El país se viene recuperando de un terrible colapso, y por eso su estructura de depósitos promedio es de entre 45 y 60 días. La confianza se destruye en un segundo, pero tarda años en reconstruirse”, explicó un economista de diálogo cotidiano con los bancos nacionales. Esa desconfianza impide al país mejorar el ratio de bancarización, que hoy está en los niveles mínimos de la región, con apenas 25,4% del PIB. Es sólo equiparable al que tiene la economía peruana, que hoy ostenta un 22,73%, pero aparece muy lejos del resto: en Costa Rica es del 60,28%; en Bolivia, de 35,51%; en Venezuela, de 35,24%; en El Salvador, de 43,13%; en Colombia, de 31,24% y en Chile, de 60,28%.

El pánico de los ahorristas, a pesar de los siete años que los distancian de la última gran crisis, no se ve sólo en el grado de bancarización de la economía; sino, sobre todo, en la corta vida de los plazos fijos que conservan las entidades. Brasil tiene hoy un 60% de sus depósitos a plazos mayores al año; un 22,5%, entre tres y seis meses; y un 15,6%, a menos de tres meses. Chile, el 44,89% a más de 365 días; el 23,46%, entre 90 y 365 días; y el 23,47%, a menos de 90 días. La Argentina, en cambio, tiene todas esas proporciones “invertidas”: el 2,03% a más de un año; el 37,51%, entre tres y seis meses; y el 60,84%, a menos de tres meses.

Los analistas estiman que este cortoplacismo podría agudizarse fácilmente en los próximos meses. Sobre todo porque, hoy, tres de cada cuatro pesos que recuperan los bancos, tras la fuga que provocó el conflicto con el agro, es en vencimientos menores a los tres meses; y ninguno de ellos es mayor a los seis meses. “Todavía está todo muy incierto, y estamos de nuevo entrando en un punto de inflexión. Nadie tiene certeza del panorama político y económico a mediano plazo. Los depositantes va a empezar a revaluar riesgos: todos van a querer estar líquidos y preparados para salir lo antes posible”, opinó ante El Cronista el analista de una consultora internacional.

Las tasas reales, altamente negativas en el país, justifican en parte las diferencias con la región. Hoy lo que pagan los bancos está prácticamente en línea con la inflación oficial, pero muy por debajo de la inflación verdadera. Según datos de Bloomberg (sólo hasta el primer del trimestre de este año), en la Argentina la tasa real de depósitos es de -13,7%; en Brasil, de 5,6%; en Chile, de -1,5%; en Perú, de -1,5%; en México, de -0,8%; y en Uruguay, de -4,78%.

11%

Es el ratio de préstamos bancarios sobre el tamaño de la economía argentina, según Deloitte. Es notablemente bajo en relación con el que muestran otros países de la región. En México, ese ratio es del 21%; en Brasil, del 33%; y en Chile, del 55%.

-13,7%

Es la tasa real promedio de los depósitos argentinos, según los últimos datos de Bloomberg, si se considera la inflación que miden las consultoras. En Brasil, esa tasa es de 5,6%; en Chile, de -1,5%; en Perú, de -1,5%; y en México, de -0,8%.


Por Ignacio Olivera Doll.

Temas en esta nota

    Cargando...