Acreedores trabaron el canje de préstamos que planea el Gobierno

Una Corte de EE.UU. decidió mantener el embargo de los bonos que están como garantía de préstamos garantizados. Así, se dificulta el canje hasta abril de 2009.

Por
09deSeptiembrede2008a las07:47

No son jornadas de buenas noticias económicas para la Argentina. Los bonos y el mercado local casi no reaccionaron al optimismo que contagio a Wall Street la decisión del Gobierno de EE.UU. de iniciar un gigantesco salvataje a las agencias hipotecarias. A esta altura, parece que nada del exterior puede impulsar la cotización de los títulos públicos domésticos.

Pero como si esto fuera poco, otra noticia cayó como un balde de agua fría en los despachos oficiales: los acreedores lograron en los tribunales de Nueva York una victoria clave que amenaza con complicar el canje de préstamos garantizados que el Ministerio de Economía tiene en carpeta. Y por lo tanto dificulta el financiamiento del año próximo.

En una audiencia que se realizó ayer en la Gran Manzana, la Corte de Apelaciones del Distrito Sur de Manhattan ratificó el embargo que en marzo de este año realizaron los acreedores (que no ingresaron al canje de deuda en default de 2005) sobre los Bonos Globales que están depositados en esa ciudad como garantía de los préstamos garantizados. La peor noticia que recibió el Gobierno fue que probablemente estos títulos se mantendrán inmovilizados hasta marzo o abril de 2009.

Sucede que tras la audiencia de ayer –en la que participaron los abogados de Argentina (el estudio Cleary, Gottlieb, Steen & Hamilton) y los representantes de los bonistas congregados en una Acción de Clase– se determinó un cronograma de presentaciones de pruebas (denominadas memorial en la jerga jurídica) que recién finaliza tras el primer trimestre del 2009. El 20 de octubre la Argentina deberá presentar su alegato y luego es el turno de los abogados de los acreedores, que tienen fecha para el 15 de diciembre. En enero del año que viene el país tendrá posibilidad de rebatir el argumento de los bonistas para luego pasar –no antes de marzo de 2009– a la audiencia definitiva.

La defensa de la Argentina se enfrenta a una encrucijada. Si alega que los Bonos Globales embargados no son de su propiedad sino de los bancos que poseen los préstamos garantizados, el canje que planeaba realizar queda trabado. Porque no puede realizar el canje sin entregar a sus titulares estos bonos, que son el colateral.

Si en cambio alega que estos títulos son propiedad del Tesoro Nacional, destraba el canje de los préstamos garantizados pero al admitir su titularidad sobre los bonos éstos papeles quedarían automáticamente en manos de los acreedores que trabaron el embargo. Se trata de Bonos Globales con vencimiento en 2008, 2009 y 2013, entre otras series.

Estos títulos aun cotizan en los mercados, aunque a precio de default. Entre u$s 25 y u$s 32 por lámina de u$s 100. Teniendo en cuenta que se trata de un monto nominal de bonos por u$s 17.000 millones, los acreedores se harían casi instantáneamente de entre u$s 2.500 millones y u$s 4.500 millones.

El Gobierno tiene en carpeta un canje de estos préstamos garantizados para despejar las necesidades de financiamiento de 2009, que suman u$s 12.000 millones, el doble que este año. Ya se iniciaron sondeos con algunos bancos, y como anticipó ayer El Cronista, la intención oficial es entregar un bono a más largo plazo y en pesos atado a la tasa que releva el Banco Central por depósitos a plazo fijo. Pero los bancos reclaman un título en dólares.

Los préstamos garantizados se entregaron a los bancos por los Bonos Globales, en el canje que realizó en 2001. Estos títulos, ahora embargados, están en una alta proporción depositados en un fondo denominado Depository Trust Company (DTC) en Nueva York.

Por Juan Cerruti.

Temas en esta nota

    Cargando...