Los cultivos en el sistema agrícola. Una visión integral de la productividad de la agricultura

El Dr. Martín Díaz Zorita (UBA, CONICET, Nitragin SA) les recordó a los productores y asistentes a Mundo Agro 2008 que “Las decisiones de la rotación hay que pensarlas a largo plazo, midiendo los impactos positivos que podrían tener, pero también considerando qué podría ocurrir en los casos en que no se diera el mejor de los escenarios“.

12deSeptiembrede2008a las17:44

Además, Díaz Zorita explicó que “la secuencia de cultivos necesita hacer foco en la generación de rastrojos”, lo que implica elegir el cultivo a implantar pensando en el rastrojo que quedará para el cultivo venidero. En general puede contemplarse que un rastrojo de maíz dejará como beneficio un 12% de incremento en el rinde futuro. En contraparte, el monocultivo puede ocasionar bajas en el rinde entre el 10 y el 12%.

Para Díaz Zorita “La secuencia de cultivos genera cambios identificables en el corto plazo, como los rastrojos y en el largo plazo se pueden generar plagas o enfermedades que podrían interactuar en los cultivos en sucesión”.

Como conclusión, el especialista sintetizó: “Los sistemas agropecuarios sustentables de secano requieren selección frecuente de cultivos, atendiendo a maximizar la renta, aplicando prácticas de conservación de suelos”. Antes de despedirse planteó un interrogante entre los asistentes: ¿Los cultivos hacen a los sistemas de producción o son herramientas dentro de éstos?

El Dr. Gustavo Maddonni (UBA) tuvo a su cargo la coordinación del panel que analizó la intensificación de los sistemas productivos. “El desafío es pensar un sistema complejo que integre más de un cultivo por vez (o monocultura). Los resultados que tenemos hasta ahora nos dicen que por más de que seamos eficientes en una monocultura, hay gran parte del recurso agua y radiación que no estamos aprovechando en forma eficiente”.

El desafío sigue siendo optimizar el uso de esos recursos, para lo que pueden contribuir los cultivos en policulturas.

El Dr. Octavio Pedro Caviglia (INTA Paraná) explicó que existen diferentes interpretaciones de lo que supone la intensificación, siendo la más popular la que la vincula a un uso intensivo del capital y la mano de obra, además de los insumos, pero esta concepción afecta todo lo que hace al cuidado del medio ambiente. “En nuestro caso pensamos que el aumento en la producción se logra con el uso más intenso de los recursos disponibles (agua, radiación, recursos edáficos, nutrientes), y con el uso racional del resto de los recursos””.

Entre los objetivos para decidirse a realizar un cultivo múltiple Caviglia identificó dos claramente visibles: el primero sería aprovechar mejor la estación de crecimiento y el segundo, beneficiarse de la configuración que el productor utiliza (pensar intercultivos en franjas o surcos).

Para el Dr. Caviglia “Cuando se analizan ensayos realizados con cultivos múltiples con alternativas invernales se nota una mejora significativa en la captura del agua y de la radiación. Esto sucede por la naturaleza diferente de los recursos. El agua se acumula en el suelo y puede ser utilizada cuando la necesita el cultivo. En el caso de la radiación, se necesita que esté el cultivo para aprovecharla”.

En los ensayos en los que se mostraron combinaciones sólo de cultivos estivales no se vieron diferencias significativas en el aprovechamiento de los recursos. Sin embargo, esto mejora cuando se combinan opciones estivales e invernales.

Cómo concepto adicional, Caviglia apuntó que “Cuánto mayor es la radiación que se captura, mayor es la eficiencia en el uso de la tierra”.

Finalmente, el técnico del INTA Paraná explicó que “los desafíos para el futuro implican mejorar la captura de radiación (con combinación de cultivos invernales y estivales), ensayar cultivos encadenados y mejorar el uso de la secuenci

Temas en esta nota

    Cargando...