El país, relegado en el desarrollo del sistema financiero

Está 47° en un ranking de 52 naciones.

Por
13deSeptiembrede2008a las08:06

La Argentina se quedó afuera en la primera ronda del campeonato de desarrollo financiero, que, curiosamente, ganó Estados Unidos, pese a que allí está ocurriendo una fuerte crisis financiera. Por las secuelas de la última debacle económica, las malas calificaciones soberanas y las debilidades institucionales y regulatorias, la Argentina quedó 47a. en un ranking que compara el desarrollo financiero de 52 países, elaborado por el Foro Económico Mundial (WEF, según sus siglas en inglés).

El informe, que debutó esta semana, contiene un índice que busca medir la salud y el grado de desarrollo de los sistemas financieros de los países incluidos. Se evaluaron 120 variables agrupadas en siete áreas: entorno institucional, clima de negocios, estabilidad financiera, bancos, otras instituciones financieras, mercados financieros, y tamaño, profundidad y acceso al crédito. El proyecto estuvo liderado por el economista Nouriel Roubini, célebre por sus predicciones sobre la actual crisis financiera.

Chile fue el país mejor posicionado en la región, seguido por Brasil, México, Colombia y Perú, que se ubicó un puesto por arriba de la Argentina. Venezuela tuvo el peor desempeño regional y global.

No es la primera vez que la Argentina queda mal parada en un ranking del Foro Económico Mundial, una organización internacional que reúne a ejecutivos y cuya sede se encuentra en Davos, Suiza. Otras mediciones realizadas por el organismo, como la clasificación de competitividad o el de calidad institucional, también ubican al país entre los puestos más bajos.

El informe considera que el país "no ha escapado totalmente del legado de la crisis financiera de 2001". De hecho, el país quedó antepenúltimo en el ranking de estabilidad financiera y se ubicó entre los diez últimos países en la comparación de la profundidad y el tamaño de los mercados financieros, algo que, según el informe, evidencia "escasez de capital". También tuvo un pobre desempeño en la medición del acceso al crédito: quedó penúltimo.

Tal como ha ocurrido en otras mediciones, la Argentina obtuvo bajas puntuaciones en el frente institucional y de clima de negocios por la "elevada carga de la regulación estatal, la pobre protección de la propiedad privada y un entorno político signado por el bajo nivel de confianza", agrega el informe. "Un régimen impositivo distorsivo, entre otros factores, compromete el ambiente de negocios del país", completa el trabajo.

Paradójicamente, y en medio de las conjeturas sobre la voluntad y la capacidad de pago, la Argentina quedó en un destacado tercer puesto en la comparación del ratio entre deuda pública y producto bruto interno (PBI). La volatilidad restringida del tipo de cambio -por las constantes intervenciones del Banco Central- fue otro de los factores que favorecieron el puntaje del país.

No fueron los únicos aspectos positivos. Para el informe, el sistema educativo, es una "ventaja" de la Argentina frente al resto de los países evaluados. Un dato: el país quedó 13° en inscripciones a carreras de grado. El Foro destacó los "signos de fortaleza" que pueden verse en la intermediación financiera en lo que se refiere a seguros y las actividades bursátiles.

 

Temas en esta nota

    Cargando...