Podrían cerrar más tambos en Santa Fe

La crisis del sector lechero.

Por
15deSeptiembrede2008a las07:17

La crisis que enfrenta el sector lácteo impacta con fuerza en todos los componentes de la cadena. La producción está desfinanciada -lo que perciben los tambos no alcanza a cubrir los costos-, se aceleró la liquidación de vientres por la sequía y la industria entró en un declive que se refleja en el cierre de -hasta ayer- dos pequeñas y medianas plantas elaboradoras en el corazón de la principal cuenca lechera de América latina.

Los integrantes de la cadena coinciden en sostener que el horizonte no es más auspicioso: el cierre progresivo de tambos provocará una sensible caída de la producción, con la consecuente reducción de leche para procesar y hasta la posibilidad de tener que importar materia prima y el aumento de la desocupación.

Durante la última reunión de la Comisión de Industrias de Rafaela, los representantes del sector lácteo coincidieron en señalar que los acuerdos suscriptos con el Gobierno el 2 de julio pasado -y prorrogados hasta el 30 de setiembre próximo- generaron mayor inquietud, ya que deben abonar 94 centavos por litro de leche en un momento de sobreoferta en el mercado zonal, aumento de la producción y caída de los precios internacionales.

"El combo es mortífero para las pymes, que ya advirtieron que no podrán pagar más de 84 centavos", apuntaron industriales.

Suben los insumos
Según los empresarios, en menos de un mes cerraron dos industrias en el oeste de la provincia: Lácteos La Cabaña, de Rafaela, y Lácteos San Juan, de Coronel Fraga. Los informes obtenidos en la zona permiten adelantar que pequeñas procesadoras de leche de la zona, con idénticas dificultades para continuar operando, analizan seguir sus pasos.

En la zona oeste de esta provincia, donde está concentrada la actividad láctea, los insumos van adquiriendo valores inalcanzables para los productores. No hay pasto y un rollo de forraje de mediana calidad se puede adquirir abonando entre 150 y 180 pesos.

"Las empresas no saben qué pagarnos, porque el acuerdo suscripto con el gobierno nacional no está nada claro. Los subsidios se cobran tarde, y así no se puede enfrentar los actuales costos. Además, por la sequía, no hay qué darle de comer a los animales y eso resta producción", apuntó Gustavo Colombero, presidente de la Federación de Centros de Tamberos (Fecet) de Santa Fe.

José E. Bordón.

Temas en esta nota

    Cargando...