Los bancos ya planean subir las tasas de sus depósitos

Es para evitar que los pesos del sistema se vayan al dólar. En las últimas semanas, creció la concentración de las colocaciones a menos de 60 días de plazo.

Por
15deSeptiembrede2008a las07:47

La vorágine que se empezó notar en el mercado cambiario durante la última semana aumentó la presión sobre los bancos para que eleven las tasas que hoy pagan por sus depósitos. Las entidades reconocen que los inversores se muestran más reticentes a resignar rendimientos, y que prefieren renovar sus ahorros en plazos más cortos porque interpretan que los niveles actuales son un “piso” imposible de ser perforado. Desde los bancos advirtieron a El Cronista que, frente a este escenario, subirán las tasas pasivas en al menos 100 puntos básicos en los próximos días.

“La tasa está para subir. La magnitud del ajuste lo va a dar el contexto político y financiero. Pero seguro los bancos vamos a tener que tentar con tasas más atractivas para retener al minorista que, al tener menos información, hoy es el más cobarde frente a las turbulencias”, explicaron desde la tesorería de un banco privado.

La decisión no afectaría sólo al segmento retail. La Badlar, la tasa que hoy se paga por los depósitos a 30 días de plazo mayores al millón de pesos, podría acompañar esa suba abandonando el nivel de 12 % que mantiene desde mediados de julio. Hay banqueros que hoy recuerdan cuando, en enero de este año, las perspectivas inflacionarias en la economía real eran parecidas a las actuales, pero esa tasa mayorista estaba en el orden del 15%. Conclusión: con similar proyección para los precios, y un dólar en $ 3,20 para diciembre, no debería parecer descabellado verla en 14% a fin de año. Sobre todo porque se presume que, en la medida en que se empiece a notar una caída en los depósitos minoristas, los bancos deberán buscar compensar esa fuga con fondos institucionales, como lo hicieron durante la crisis del campo.

En los últimos días, por el nerviosismo del mercado local se empezó a percibir una fuerte concentración de los depósitos de todo el sistema en los plazos más cortos. La última semana medida por el Banco Central (del 29 de agosto al 5 de septiembre) muestra que el stock del sector privado creció apenas $ 217 millones (a la mitad del ritmo que venía registrando en las semanas anteriores), y sólo impulsado por los ahorros con vencimientos menores a los 60 días. Los ahorros con plazos menores a los dos meses ganaron $ 725 millones, mientras que los mayores a ese plazo se derrumbaron en $ 505 millones.

“Hoy está todo concentrándose en menos de 60 días porque los fondos institucionales esperan un rebote en los rendimientos. Con estos niveles de tasa no es tentador irse a largo plazo”, explicó un banquero. Eso porque, según dijo, las tasas para el segmento minorista se ubican hoy entre 15% y 16% para los depósitos a un año, y terminan ofreciendo rendimientos negativos en términos reales.

Finalmente, una suba en las tasas mayor a 100 puntos, que empiece a recordar lo peor del conflicto agropecuario, quedará sujeta a la evolución del mercado cambiario. La demanda de dólares duplicó en los últimos días los niveles registrados en tiempos de calma, pero aún está lejos de asemejarse a los niveles de mayo pasado, en pleno conflicto con el agro. “Si la semana que viene el dólar está a $ 3,15, y del lado del Central lo único que se observa es que sigue vendiendo, ahí posiblemente las cuentas a la vista y los depósitos más cortos muestren una caída, y el ajuste (de tasas) sea más agresivo”, pronosticaron.

Por Ignacio Olivera Doll.

Temas en esta nota

    Cargando...