Otro salvataje de última hora evitó el colapso de la mayor aseguradora del mundo

Anoche se confirmó el salvataje de la aseguradora AIG por parte del Gobierno. Se quedará con el 80% de la compañía a cambio de un crédito por u$s 85.000 millones, Se había especulado con un rescate durante toda la rueda.

17deSeptiembrede2008a las07:40

Ayer predominó el ataque de pánico, pero hubo gestos para entusiasmarse. La especulación de los inversores de Wall Street sobre un salvataje histórico y extraordinario para la atribulada aseguradora AIG, la mayor del mundo, se hizo realidad una vez cerrados los mercados, con el anuncio de la Reserva Federal de Estados Unidos de que tomará cerca del 80% de la participación de la compañía a cambio de préstamos por u$s 85.000 millones. Era la noticia que habían esperado los inversores durante toda la jornada, y que había apuntalado el ánimo para llevar hasta un rebote a los indicadores de Nueva York, tras el derrumbe del lunes, en la “post-quiebra” de Lehman Brothers.

El secretario del Tesoro, Henry Paulson, y el presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, brindaron detalles del plan ante miembros el Congreso de Estados Unidos. Precisaron que no se trataba de una “intervención estatal”, sino de un “crédito puente”, y que a cambio de la operación el gobierno recibiría opciones negociables (“warrants”) de AIG. Así, la aseguradora –hasta ayer la mejor de las candidatas a convertirse en una nueva víctima de la crisis subprime– tendría el incentivo de vender rápidamente activos que le ayuden a cancelar la deuda. De haber colapsado, se estima que la aseguradora hubiera generado pérdidas por u$s 180.000 millones a las instituciones financieras. La empresa se había desplomado 79% en tres días.

El Dow Jones subió 1,30% y el Nasdaq, 1,28%. La Reserva Federal de Estados Unidos buscó contentar, por la mañana, con una inyección de liquidez de unos u$s 70.000 millones, que los bancos se deberán prestar entre sí al 10%, un costo cinco veces mayor al de inicios del año. Pero, por la tarde, tuvo que ser menos condescendiente, y decidir mantener en 2% las tasas, a pesar de que el mercado clamaba por un recorte de hasta medio punto. Debió advertir –como pidiendo disculpas– que a pesar de las turbulencias financieras y la debilidad económica, la inflación doméstica seguía “siendo preocupante”. Ayer, precisamente, el gobierno había informado una “deflación” de 0,1%, en agosto, en los precios minoristas.

Sin noticias sobre el rescate, el sector financiero siguió en picada, hasta media rueda, y alimentó temores sobre nuevas bancarrotas. La aseguradora AIG se derrumbó hasta un 73%, pero rebotó hasta quedar con un rojo de 21%, ante el rumor de que se estaba evaluando la “heroica” ayuda financiera. Se temía para la compañía una quiebra que podía ser –en valor de mercado– superior a la de Lehman Brothers: de hasta 1,05 billón de dólares.

Además, ayer se conoció un fuerte deterioro en el balance de Goldman Sachs, que informó una reducción de hasta un 70% en sus utilidades trimestrales. Con una caída de 1,84% en Wall Street, la firma fue una de las financieras que no rebotó: Citigroup terminó con una suba de 3,35%; Bank of America, 11,3%; Washington Mutual,16% y Wachovia, 7,47%. Al cierre de la jornada, el banco de inversión Morgan Stanley adelantó resultados trimestrales saludables –tenía previsto difundirlos hoy– y, después de que sus acciones bajaran 10,84%, anoche lograba una suba de 5% en el after market.

Para hoy, la Fed anunció que ofrecerá otros u$s 70.000 millones en títulos del Tesoro a operadores, en dos subastas, en préstamos de efectivo a corto plazo, para ayudar a apuntalar los balances de bancos. “El mercado puede seguir con el rebote. La rueda de ayer fue dura, así que se puede esperar una buena recuperación”, agregó Palma Cané.

a evolución, sobre todo en los mercados emergentes, estará sujeta también a los

Temas en esta nota

    Cargando...