Devaluación dosificada y ansiado respiro para los bonos

Aumentó la demanda minorista de billetes, por lo que se comenzó nuevamente a retirar pesos del sistema. La divisa se ofrecía a $ 3,13. Los bonos, con alzas de hasta 7%.

Por
19deSeptiembrede2008a las07:50

Para muchos, se transformó en la tormenta perfecta. Y es que la crisis financiera internacional está provocando la progresiva devaluación del tipo de cambio que algunos sectores de la economía propugnaban y que el Banco Central (BCRA) evitaba impulsar abiertamente. Ayer, el dólar cerró a $3,119 en el circuito mayorista, donde operan los bancos, y a $3,13 para la venta en las pizarras de casas de cambio de la city porteña, esto es 9 centavos (o un 3%) más caro que a comienzos de mes. Mientras que los bonos rebotaron a última hora, en línea con Wall Street, y cerraron por primera vez en siete días con signos positivos. El Descuento en pesos, uno de los títulos más negociados del mercado, trepó casi 7%, mientras que el Boden 2012 avanzó 2,39%.

Si bien la entidad que preside Martín Redrado viene interviniendo en el mercado cambiario para amortiguar la caída del peso –otras monedas de la región, como el real, vienen devaluándose de manera mucho más agresiva–, no sería la intención buscar modificar la tendencia. Ayer, de hecho, la entidad moderó sus ventas de dólares en el mercado, pese a que la demanda, sobre todo de minoristas, siguió creciendo.

“El Central vendió mucho menos que en días anteriores, en el spot y en el mercado de futuros. Lo que demuestra que quiere devaluando paulatinamente, no tan agresivo como otros países latinoamericanos, pero sí más agresivo que antes”, opinó el responsable de trading de un banco de primera línea. “Ahora, no sé si va haber nerviosismo si el dólar sube a esta velocidad”, advirtió. Desde el BCRA advirtieron que se volcaron en el circuito u$s 50 millones, aunque en la city hubo quienes estimaron una intervención más cercana a los u$s 100 millones.

En los bancos reconocen que tanto inversores mayoristas como minoristas están demandando dólares. Las compras de individuos, aseveran, se multiplicaron casi por tres en las últimas dos semanas, aunque todavía no llegan a los niveles registrados durante el conflicto entre el Gobierno y el campo.

“Más allá de la crisis mundial, la tendencia del dólar es hacia arriba. Nadie piensa, además, que el BCRA ahora lo vaya a bajar a niveles de $3,05 como lo hizo antes. Y si lo hiciera sería una oportunidad de compra”, apuntó un operador de un banco nacional. En la city, se cree que el tipo de cambio podría ubicarse fácilmente en torno a los $3,20 para fin de año.

Un temor que subyace en los bancos, sin embargo, es que si crece la demanda de billetes de individuos se profundice en algún momento la caída de depósitos del público. Hasta ahora, reconocen, la compra de dólares no resintió la liquidez del sistema financiero, pero porque después de la crisis con el campo los bancos habían adoptado posiciones extremadamente conservadoras, en alerta ante la posibilidad de alguna nueva crisis interna. Sólo en el BCRA, el sistema tiene hoy acumulados unos $ 10.000 millones en pases pasivos, que servirían como colchón de liquidez.

Por eso es que las tasas de interés en pesos tampoco subieron en estos días. Por un plazo fijo de más de $ 1 millón a 30 días, los bancos están pagando 11%.

Por Florencia Donovan.

Temas en esta nota

    Cargando...