Decidió el Gobierno salir totalmente del default y negociar con bonistas

El pago al Club de París y la situación de los ‘hold outs’ dominarán la agenda. La Presidenta hablará con Berlusconi, con quien habrá gestos mutuos. Néstor K, en segundo plano.

22deSeptiembrede2008a las07:46

Cristina Kirchner intentará desde hoy en Nueva York, cuando comience la agenda formal de esta gira, hacer realidad, al menos en parte, una promesa que no termina de cumplir desde su campaña electoral: otorgar vuelo internacional a su mandato, en contraposición con la renuencia que mostró siempre su marido, el ex presidente, a los compromisos con otros países. Y si de compromisos se trata, habrá dos temas que dominarán la agenda de las conversaciones que mantendrá Cristina cara a cara con otros presidentes y altos funcionarios, y son las negociaciones sobre el anunciado pago al Club de París, y la ya blanqueada predisposición oficial del Gobierno ahora para escuchar los reclamos de los tenedores de bonos que no entraron al canje de deuda (hold outs).

Para demostrar el compromiso, Cristina estará en el cierre de la sesión del Nasdaq.

Para tener una idea de lo que va a pasar esta semana conviene hacer el juego de las diferencias. Es decir, con respecto a lo que ocurrió aquí en años anteriores con la comitiva argentina encabezada por Néstor K.

Primero, la Presidenta va estar en la ONU en cada día de esta visita que finaliza el viernes, a diferencia de su antecesor que asistió a la sede solo para presentar su discurso ante la Asamblea. Varias de las reuniones de trabajo previstas se harán en el emblemático edificio de la Primera Avenida. Néstor, en cambio, había preferido los encuentros en el hotel Four Seasons durante su última visita el año pasado. De hecho, esta vez la comitiva política se redujo bastante. A ese nivel solo está el bonaerense José Díaz Bancalari, ya que estaba anotado también Alberto Balestrini, pero un cólico de ultimo momento lo dejó fuera del avión. Eso no quiere decir, claro, que no haya agenda “peronista”: estará a cargo de Néstor, quien sí se dejo ver ayer en el lobby del hotel.

Segundo, Cristina dará el presente en la tradicional comida que ofrece el secretario General de la ONU, anfitrión en este caso, para todos los presidentes. Además, será la primera vez en bastante tiempo que la Argentina organiza un evento especial dentro de la agenda de Naciones Unidas. Cristina inaugurará junto al titular de la ONU, Ban Ki-moon, la muestra gráfica “Abuelas de Plaza de Mayo: 30 años”, para lo que la comitiva argentina espera la asistencia de unos 10 presidentes.

El jueves próximo, Cristina tendrá la clásica tenida con empresarios y analistas de mercado en el almuerzo del Consejo de las Américas, aunque esta vez también se agrega un nuevo compromiso para escuchar algún dato de la Presidenta sobre su futuro rumbo político. Hoy mismo almorzará en el Consejo para las Relaciones Internacionales, una prestigiosa entidad estadounidense que reúne a analistas de la política internacional y tiene importante influencia en el Departamento de Estado.

Pero una de las reuniones más importantes que mantendrá CFK será con el premier italiano, Silvio Berlusconi. En esa bilateral no solo se hablará del Club de París, sino también es de esperar que surja el tema de los bonistas italianos. Pero no parece desesperar eso a la comitiva argentina, que de hecho fue la que pidió la entrevista. “Si ambas partes aceptaron reunirse, es porque saben que hay clima para hacerlo”, decía anoche un funcionario argentino.

Habrá gestos mutuos. Después de reunirse, Cristina asistirá a un evento organizado por la ciudad de Milán y auspiciado por Berlusconi. Estarán ambos en la misma mesa.

¿Brillará Cristina en Nueva York, su ciudad amada? No será tarea fácil. Los ojos del mundo están posados en la crisis de Wall Street, antes que en la agenda de la ONU y la situación argentina. Y a nivel region

Temas en esta nota

    Cargando...