El dólar encuentra un techo pero no volvería a desinflarse

El endeudamiento que supone el plan Bush depreciaría en un primer momento el valor de la moneda. Pero la debilidad de Europa evita una devaluación más honda.

Por
24deSeptiembrede2008a las07:45

Entre los analistas existe el consenso de que el mercado de monedas fue el más difícil, tanto de leer como de operar, desde la quiebra de Lehman Brothers en adelante. En rigor, desde ese domingo a la noche todo cambió en cuanto a perspectivas de evolución de la moneda norteamericana, que cayó casi un 3% hasta ayer frente al euro. En mayo las predicciones eran las de un dólar fortaleciéndose en el mundo para el segundo semestre del año. La realidad barrió con ese optimismo. Por lo pronto, el lunes el dólar mostró una gran caída –para muchos exagerada– frente a las principales monedas ante las dudas que se tejen en torno al paquete de salvataje propuesto por el Tesoro de los EE.UU. y que aún tiene que ser aprobado por el Congreso de ese país. La desconfianza llega de la mano del desconocimiento todavía de ciertos detalles, nada menores por cierto, en cuanto al alcance y estructuración de la medida. Sin embargo, ayer el dólar pudo recuperar algo de terreno contra el euro cerrando a u$s 1,4648 frente a los u$s 1,4774 del lunes, mientras que también mostró un alza ante la moneda japonesa, cambiándose a 105,30 yenes, comparado con los 105,19 yenes de la jornada anterior.

Pero, ¿por qué a primera vista la iniciativa abarataría al dólar? En primer lugar, este plan –amén de la letra chica– implica una gran endeudamiento (u$s 700.000 millones) por parte del Estado de EE.UU., agrandando el déficit de sus balances y emitiendo más dólares, lo que sí o sí hace que su moneda valga menos o se deprecie. El quid es hasta qué punto se devaluará frente a otras economías que están tanto o más débiles que la norteamericana. “Es difícil saberlo, pero no creo que el dólar se ubique en valores de u$s1,60 por euro, porque las economías de esa zona, sobre todo la de países como Alemania y Francia, no tolerarían un euro tan caro”, dijo Leonardo Chialva, de Delphos Investment. Optimista con respecto al dólar, Chialva dijo que “la caída de estos días se debe a un temor lógico”, pero que incluso con la deuda que supone el plan de rescate financiero de Bush no cree que el dólar retome un proceso de depreciación. El analista fue más lejos aún cuando predijo una paridad de 1 a 1 entre el euro y el dólar de cara a 5 años. “En el 89 la medida no golpeó al dólar, no veo porqué debería hacerlo ahora, cuando además sigue siendo una reserva de valor en el mundo”. Aunque agregó que “existe un 20% de probabilidad de que si la desconfianza continúa o se profundiza, el dólar perderá frente a los bienes, como puede ser el oro”.

Para Darío Epstein, director de Research for Traders, en el corto plazo habrá mucha volatilidad, pero ya más adelante dijo que el dólar estará en $1,35 ante el euro. Más moderado, Antonio Cejuela, de Puente Hnos, afirmó que “en todo caso dependerá de la evolución de otras economías y del ajuste de sus tasas”. Para el analista, “veremos un dólar depreciado por lo menos por un año, pero en valores de u$s 1,45 frente al euro”. En cuanto a las economías emergentes, para Chialva, sin dudas, tendrán sus monedas apreciándose frente al dólar por tener mejores fundamentals. Sin embargo, todo dependerá de la evolución de las distintas economías, de la demanda de materias primas y de la prolongación de la aversión al riesgo, que hace que salgan capitales de esos mercados.

Por Dolores Ayerra.

Temas en esta nota

    Cargando...