Las importaciones sufrieron un fuerte freno en agosto

Hasta julio venían creciendo al 45%, pero el mes pasado la expansión fue de sólo el 12%.

27deSeptiembrede2008a las08:30

Posible reflejo de una retracción en el consumo y de una menor inversión de las empresas, las importaciones experimentaron un fuerte freno en agosto respecto del ritmo al que habían crecido en los primeros siete meses del año.

Los US$ 34.151 millones importados entre enero y julio representaban un 45% más que lo destinado a compras externas durante el mismo período de 2007. En cambio, los 5152 millones importados en agosto significaron una expansión de apenas el 12% sobre la cifra registrada el mismo mes del año pasado. El dato es aún más llamativo si se considera que la mayor parte (9%) de esa variación interanual en las importaciones de agosto corresponde a los aumentos de precios. Medidas en cantidades, la Argentina sólo incrementó un 2% sus compras a otros países.

El rubro de importaciones que más se retrajo fue el de combustibles y energía: cayó 18% respecto de agosto de 2007, cuando este año venía subiendo al 101% hasta julio. Una posible explicación es que el invierno pasado fue mucho más crudo que el actual y requirió que se incrementaran las compras de gasoil y fueloil.

El informe sobre el intercambio comercial de agosto difundido ayer por el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) mostró también datos positivos para la economía del país. Los US$ 7397 millones ingresados en exportaciones marcaron un récord para un solo mes, que a su vez contribuyó a generar un robusto saldo comercial de 2245 millones, también una marca histórica (además, fue siete veces superior al superávit de agosto de 2007). En lo que va del año, hubo exportaciones por 47.693 millones, que contribuyeron a dejar un saldo de 8389 millones.

Nuevamente, el crecimiento de 50% que registraron las exportaciones en agosto, ya finalizado el conflicto agrario, fue impulsado más por los precios (36%) que por las cantidades (11%). Los ingresos por granos y otros productos primarios subieron 52%, pero casi la totalidad fue explicada por la suba en los precios internacionales de las commodities (las cantidades vendidas sólo se incrementaron un 2%). Los mayores ingresos absolutos los siguen generando las manufacturas de origen agropecuario (crecieron 52%, sólo 6% en cantidades) y las de origen industrial (39% sobre agosto de 2007, 24% por cantidades).

El amplio saldo comercial es importante en momentos de turbulencias financieras internacionales para mostrar solvencia en el pago de la deuda externa. Sin embargo, algunos analistas consideran que será difícil de sostener hasta fin de año, y que hay que tomarlo como un resultado excepcional. "No es mantenible en el tiempo, porque ya sabemos que agosto fue el pico en el tema de precios [de los productos argentinos]. Estamos viendo el final de la cola de los precios", dijo Raúl Ochoa, especialista de la Fundación Standard Bank.

Beneficiada por la depreciación del tipo de cambio real, la importación había experimentado este año una fuerte expansión, que amenazaba con recortar el superávit a valores menores que los de 2007.

"Parate"
"Lo que hubo en agosto no es una desaceleración, es directamente un parate", señaló Marcela Cristini, de la Fundación de Investigaciones Económicas Latinoamericanas (FIEL). "Se observa que la inversión nueva es la que está sufriendo", dijo. En ese sentido, destacó que la importación de bienes de capital (maquinaria para producir) creció sólo 1% respecto de hace un año, y la de piezas y accesorios para bienes de capital (usados en el mantenimiento) subió 18%, muy por debajo del 37% de expansión que se registraba hasta agosto.

"Estos números están en línea con los datos del Indec que muestran un menor nivel de actividad en la industria y con la preocupación general sobre la evolución de las inversiones en la Argentina", dijo Cristini, y de

Temas en esta nota

    Cargando...