El Congreso de EE.UU. rechaza el plan de rescate financiero

Se trata del programa presentado por el gobierno de George Bush para salvar a los mercados con una inyección de u$s 700.000 millones.

Por
29deSeptiembrede2008a las16:27

La Cámara de Representantes de EE.UU. rechazó hoy contra todo pronóstico el controvertido proyecto de ley de 700.000 millones de dólares de rescate del sector financiero, lo que supone un duro golpe para la Casa Blanca.

El resultado de la votación, 205 a favor y 228 en contra, extendió una fortísima corriente vendedora en Wall Street, que hizo que el índice Dow Jones perdiera cerca de 700 puntos.

El rechazo al plan, que se produjo tanto entre las filas demócratas como en las republicanas, podría obligar a los representantes de los dos partidos a regresar a la mesa de negociaciones hasta lograr un nuevo plan que les permita eliminar todas sus reticencias.

De hecho, el presidente del Comité de Servicios Financieros de la Cámara Baja, Barney Frank, dijo después de la votación que evaluarán la "reacción económica" antes de decidir sobre el siguiente paso legislativo.

La votación se produjo luego de un largo e intenso debate entre los legisladores, muchos de los cuales pusieron en duda la eficacia del plan, y criticaron la falta de ayudas para las familias aquejadas por las ejecuciones hipotecarias.

Este rechazo supone un duro golpe para el gobierno del presidente George W. Bush, quien había advertido que si no se aprobaba el paquete de rescate, ello tendría nefastas consecuencias para el resto de la economía estadounidense y para la economía global.

Durante un debate, la presidenta de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi, indicó que aunque los 700.000 millones de dólares constituyen "una cifra pasmosa", es ‘tan solo una parte del costo de las fallidas políticas económicas‘ del gobierno de Bush.

En un último empuje al plan, cuyo texto final fue fraguado durante el fin de semana, el presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, había dicho hoy que este paquete debía servir para "ayudar a restablecer el flujo de crédito a los hogares y negocios".

Pero muchos legisladores dejaron en claro su oposición a este plan, diseñado como rescate para la banca de Wall Street, porque no incluía suficiente ayuda para las familias afectadas por las ejecuciones hipotecarias.

Temas en esta nota

    Cargando...