Se fueron los pocos que quedaban: la bolsa local tuvo su peor caída en seis años

Tan negro como el más negro de los lunes. El Merval perdió casi 9%. Hasta los bonos demostraron que todavía podían caer un poco más. El dólar se mantuvo tranquilo.

Por
30deSeptiembrede2008a las07:38

Si quiere ver menos sangre, ponga una carnicería. O renuncie.

No siga con este daño auto-inflingido que es tener acciones y bonos criollos. Porque si de hacerse daño se trata, uno más indulgente sería someterse voluntariamente a las grabaciones non-stop de los comentarios unimembres y sin filtro que expele Roberto Giordano mientras desfila... ¡Pampita!

A propósito: parece que nadie, ni siquiera George Bush o el dúo imposible Paulson-Bernanke, pudo predecir lo que iba a ocurrir ayer en el Congreso. Mucho menos en los mercados. Pero algo es seguro: no hay analista que imagine un sistema financiero en Estados Unidos sin el mega-paquete de ayuda que propuso el Gobierno estadounidense pero que los legisladores de ese país rechazaron ayer.

Para los moradores de esa burbuja de rancias expectativas que es la city porteña, hace tiempo ya que se depusieron las armas de la ilusión. Lo de ayer, dicen, el fuerte deterioro del mercado de acciones y bonos, fue sólo la corroboración de que a nivel local no hay desacople que valga y que no existen argumentos de compra ni de venta. O sí, apenas uno: ¡las mujeres y los niños primero!

“No esperábamos algo así y está a la vista que el mercado tampoco”, reconoció Antonio Cejuela, director de Puente Hnos. “Desde el viernes que los mercados venían descontando un principio de acuerdo en base a las palabras del secretario Henry Paulson, y el comunicado del Congreso rechazando la propuesta dio por tierra con todas las especulaciones”.

Según Cejuela, una de las primeras consecuencias que se verá desde hoy será un aumento de la aversión al riesgo. “Esto impactará en la renta fija, donde los niveles de precios altamente rentables desde el rendimiento son poco recomendables desde la confianza”, señaló.

La Bolsa local tropezó 8,7% hasta los 1.545 puntos, su peor caída diaria desde febrero del 2002. El volumen fue de $ 383 millones. Hubo protagónicos: las acciones de Tenaris y Petrobrás Brasil fueron los encargados de poner en letras de molde semejante derrumbe. Una y otra perdieron 17% y 14,5% respectivamente. Desde Research For Traders (RFT) subrayaron el “efecto liquidez” que se produjo en la city “donde las más castigadas fueron las acciones más negociadas de la plaza”. A la vez, la brutal pérdida del precio del petróleo de casi 10%, le puso un condicionante a la plaza.

“El temor a una desaceleración de la economía mundial, una posibilidad que se incrementa especialmente si Estados Unidos no aprueba el plan de salvataje, golpea directamente a los precios de los commodities por la caída en el consumo‘, señalaron en Portfolio Personal.

Más riesgo y rendimiento

En la renta fija no hubo distinciones de género. Los bonos respetaron la caída global. Justamente en el Mercado Abierto Electrónico (MAE), el bono insignia, el Discount en pesos perdió 3,9% mientras que el Par en pesos también retrocedió 1,6%. Para los bonos en dólares la suerte fue desgracia y perdieron hasta 7%. Esto disparó el riesgo país, que se ubicó en los 924 puntos, una suba de 8,5%.

Tanta incertidumbre hubo en la city que el flemático dólar “made in microcentro” inició la semana con nuevas subas. Los precios de la divisa se acomodaron en los $ 3,118 por unidad, dos milésimas por encima del cierre previo. Gustavo Quintana, de López León Brokers, señala que “el factor de inestabilidad volvió a justificar algunas operaciones de coberturas y la dolarización de tenencias que presionaron sobre el dólar”.

Por Julián Guarino.

Temas en esta nota

    Cargando...