Fracasó el plan de Bush y se reaviva el temor a una recesión mundial

El Congreso norteamericano rechazó el plan de salvataje del sistema financiero y provocó un crac bursátil mundial. Sin poder político ni económico, el oresudebte George Bush intentará que el jueves la Cámara de Representantes vuelva a tratar el pla. La economía real, en peligro.

30deSeptiembrede2008a las07:43

El plan de salvataje a Wall Street propuesto por el gobierno de George W. Bush hace ya 10 días fue rechazado ayer por los legisladores de la Cámara de Representantes, en una inesperada votación que dejó en shock a los mercados mundiales y provocó el desplome de las bolsas, mientras autoridades europeas hacían esfuerzos por mantener a flote a su sector bancario. El “lunes negro” en los mercados y el futuro incierto del plan reavivó los temores a una recesión mundial, arrastrada por el colapso estadounidense. El paquete volverá a ser debatido por la Cámara baja posiblemente el próximo jueves, para permitir más tiempo a las negociaciones.

El rechazo al ambicioso plan se produjo por 205 votos a favor y 228 en contra. La oposición estuvo liderada por las filas más conservadoras de los republicanos que, pese a los llamados desesperados del propio Bush y el candidato republicano John McCain, optaron por ratificar que no se moverán tan fácil del libre mercado.

La Reserva Federal anunció un mega fondo de rescate (ver F&M) en coordinación con bancos centrales europeos y asiáticos por u$s 650.000 millones –casi equivalente al plan volteado por el Congreso– pero no convenció a los mercados.

La negativa al plan fue sorpresiva tanto para la prensa como para el poder y desencadenó el derrumbe de los mercados bursátiles internacionales, entre ellos Wall Street que sufrió la mayor caída en puntos de su historia. En sólo un día, las acciones estadounidenses perdieron u$s 1,2 billones de valor de mercado. También las acciones latinoamericanos cayeron un 13%, en su declive diario más profundo en más de una década. La tendencia se mantiene hoy, con una caída de 5% en la apertura de las bolsas asiáticas.

El voto de la Cámara de Representantes causó un preocupante vacío de poder en Washington. El paquete de ayuda por 700.000 millones de dólares fue apoyado por Bush, el secretario del Tesoro, Henry Paulson; el presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke; los jefes parlamentarios de ambos partidos, y los candidatos presidenciales demócrata, Barack Obama, y republicano, John McCain.

Los mercados tomaron nota y será difícil revertirlo en el corto tiempo.

Ya desde antes de la votación legislativa del plan, los mercados asiáticos y europeos se habían desplomado por temores a una propagación de la crisis.

Los mercados monetarios mundiales no reaccionaron siquiera a la inyección de cientos de miles de millones dólares al sistema financiero por parte de los bancos centrales para persuadir a las instituciones a dejar de acaparar efectivo y prestarlo.

“Hay mucho miedo. Esto es un contagio mundial. Ya no es solamente Estados Unidos”, dijo Joe Saluzzi, un gerente de operaciones de Themis Trading.

Contagio a la economía real

La economía de Estados Unidos podría encaminarse ahora a una fuerte recesión que arrastrará a los países europeos, China, Rusia, India y Latinoamérica en su conjunto.

Los primeros indicios lo marcaron los mercados, con el desplome del precio del petróleo de 9,9% y de los commodities agropecuarios (entre 6% y 9%). También se reveló a través de la retracción en el nivel de consumo de los estadounidenses, por primera vez en 17 años.

El efecto pobreza sobre los norteamericanos se sentirá también con una nueva depreciación del valor de los inmuebles –se espera que caigan entre 20% y 30% más– y la pérdida de los ahorros previsionales invertidos en los mercados bursátiles.

Los bancos, en tanto, cortaron todas las líneas de crédito no solo en el circ

Temas en esta nota

    Cargando...