El mercado baja la ansiedad y espera tener el paquete antes del fin de semana

Todavía falta. Pero en Wall Street creen que se está cerca del visto bueno al rescate. La sensación creció durante la rueda y se terminó confirmando anoche con el sí del Senado. Quedarán para después los efectos económicos.

Por
02deOctubrede2008a las08:22

En Wall Street los más esforzados no son ni los brokers ni los analistas.

Son los traumatólogos.

¿O acaso vio a algún wallstreeter que no tuviera los dedos cruzados –y agarrotados– desde el lunes? Dicen que desde que comenzó la semana los markets boys no han podido pegar un ojo. Y que tanta expectativa puesta sobre el proceder de los legisladores, ha venido acompañada de no poca sagacidad: bienvenidos entonces aquellos que puedan descubrir las señales que se dan cita en estas jornadas “sandwich” hasta que se apruebe el rescate.

Porque dicen que el mercado es de los Sherlock (y ahora de los fabricantes de gorras, sobretodos y lupas). Es que nadie quiere perderse las señales –las pocas que hay–, convertidas ayer en información vital o, al menos, en un argumento central de las expectativas. ¿Las vio? La más importante: que mañana podría estar aprobado el paquete de medidas del salvataje.

Del otro lado

Ya en la línea telefónica, Enrique Álvarez, analista de Idea Global Nueva York suspende de momento su impecable inglés para decir en un despejado español: “los mercados están pasando de la ansiedad a un cambio de enfoque, donde comenzó a ser valorada la señal de Buffet capitalizando General Electric, y después de eso diversas declaraciones del Senado y el Congreso dándole mayor claridad y cohesión al proceso legislativo”.

Piedra libre entonces para el bueno de Warren Buffett, convertido en superhéroe gracias al anuncio de que estaría dispuesto a aportar, si se lo piden, el 1% del plan de rescate. Pero también hay bonus: el Oráculo de Omaha invertirá u$s 3.000 millones en la empresa General Electric, de los u$s 15.000 millones que la empresa tiene pensado conseguir a través de la venta de acciones (ver pág.4) . Los papeles de esta compañía bajaron 3,92 % (aunque llegó a perder 9,8%) después de que los analistas de Deutsche Bank recortaran su precio objetivo.

De regreso a Wall Street, hubo indecisión y no pocos rumores. “Las inversores tuvieron un comportamiento errático en los mercados”, señalan desde Research For Traders (RFT). De menor a mayor –y de nuevo hacia abajo– la jornada dejó al Dow Jones con un retroceso de 0,18%. Para los memoriosos, el Dow viene de perder el lunes un 6,98%, el mayor descenso en puntos de su historia, mientras que el martes subió 4,68%.

“Para el mercado, lo más importante todavía no llegó”, agregan desde RFT. La misteriosa cita habla de la entrada de fondos frescos en el mercado que todavía no llegan.

Que lo miran por TV

Más allá del los borgeanos aliados que son el horror y el espanto y que pueden vincularse al mercado de la renta fija local, en la plaza accionaria, el buen humor fue una deuda pendiente. Apenas alcanzó, dicen, para subas puntuales en papeles como Petrobrás Energía, Edenor y Cresud. Esto hizo que el Merval se alzara con una suba de 0,46%. Hubo poco volumen y algunas compras de oportunidad en el sector de acciones bancarias, especialmente en Banco Francés y Grupo Galicia.

Desde Portfolio Personal señalaron que “si bien el mercado estuvo expectante, la incertidumbre persiste y se mantendrá hasta tanto el Congreso de los Estados Unidos no apruebe el plan de rescate”. A la vez agregan que “comienzan a sumarse las voces disidentes, para las cuales tampoco servirá de mucho el plan”. Tiempo al tiempo, responden los optimistas.

Por Julián Guarino.

Temas en esta nota

    Cargando...