El congreso de EEUU aprobó el rescate y los mercados ya gastan a cuenta

La Cámara de Representantes de Estados Unidos aprobó finalmente el plan de rescate a Wall Street por 700 mil millones de dólares, y los mercados le contestaron con el bolsillo: devolvieron el favor con una fuerte toma de ganancias que provocó pérdidas en los principales indicadores mundiales.

04deOctubrede2008a las08:15

El nuevo argumento es que el monto puesto en juego no alcanzará para salvar al país del norte de la recesión. Además, los inversores ya pusieron la mira en el nuevo objetivo, que es presionar para que la Reserva Federal baje todavía más la tasa de interés.

El gobierno y los líderes demócratas y republicanos lograron ayer revertir la derrota del lunes en la Cámara baja y, con 263 votos a favor y 171 en contra, obtubieron el respaldo al paquete de rescate, con modificaciones. El festejo de Wall Street duró poco. Tras arrancar con fuertes subas, el Dow Jones finalizó con una baja del 1,50 por ciento y arrastró a las Bolsas latinoamericanas. San Pablo cayó 3,53 por ciento, y el Merval porteño, que llegó a estar 3,31 por ciento arriba, cerró con una mínima pérdida de 0,53 por ciento.

El hecho clave que llevó a asegurar diferencias en todos los mercados parece ser, según los expertos, que el efecto del paquete en la confianza financiera será gradual.

El propio presidente George Bush, que ayer mismo firmó la ley, pidió paciencia. Aunque el trámite legislativo impuso mayores controles, el secretario del Tesoro contará ahora con un presupuesto superior al Pentágono para comprar activos bancarios sin valor del mercado hipotecario. El primer cheque será de 250.000 millones de dólares. Posteriormente, el Tesoro deberá contar con la autorización de la Casa Blanca —que le deberá de informar por escrito al Congreso— para acceder a otros 100.000 millones de dólares. Los restantes 350.000 millones de dólares deberán tener el aval del presidente y del Congreso. La ley estará en vigencia hasta diciembre de 2009, pero puede ser extendida por el plazo de otros dos años si el Tesoro o la Casa Blanca lo solicitan.

Entre las modificaciones que permitieron la aprobación legislativa figura la introducción de un paquete de exenciones fiscales para pymes y familias trabajadoras, por 108.000 millones de dólares. Además, se dará a unos 30 millones de propietarios un descuento fiscal de 1.000 dólares para el pago de sus impuestos de propiedad en 2009. También se aumentó el límite de los seguros de los depósitos bancarios a 250.000 dólares.

La ley prohíbe el pago de imdemnizaciones millonarios por despido a los directivos de bancos y otras entidades financieras que vendan sus activos sin valor al Tesoro. Además crea un consejo para supervisar la ejecución del plan, que debe contar con el aval del Congreso

Mientras trabajosamente Estados Unidos va diseñando herramientas para enfrentar la crisis, en Europa las respuestas a la corrida bancaria son fragmentadas. Ayer, los países del Benelux (Holanda, Bélgica y Luxemburgo), acordaron desguazar al gigante financiero Fortis, de acuerdo a la participación que la firma tenía en cada uno de los países. Previamente, el gobierno holandés había nacionalizado la parte que le correspondía.

En Gran Bretaña, el gobierno se vio obligado a extender la protección a los depósitos de loa ahorristas hasta 88 mil dólares, para el caso de cuentas individuales. La medida apuntó a neutralizar una creciente fuga de depósitos hacia Irlanda, que recientemente dispuso unilateralmente respaldar totalmente los depósitos en las entidades financieras de ese origen.

Con el fantasma del corralito financiero, los ahorristas ingleses comenzaron a sacar su plata de los bancos privados para llevarla a Irlanda o al Northern Rock, el primer banco salvado por el gobierno británico al inicio de la crisis, que ahora se percibe como el más seguro porque cuenta con apoyo estatal.

Los líd

Temas en esta nota

    Cargando...