El Banco Central tuvo que vender u$s 300 millones para defender al peso

La fuerte depreciación de monedas como el real o el peso mexicano está exacerbando el nerviosismo del mercado local. Muchos descuentan que, tarde o temprano, el peso deberá caer más para poder mantener su competitividad.

09deOctubrede2008a las07:47

Fue una de las jornadas de mayor nerviosismo que recuerdan los operadores desde que se desató la crisis por las hipotecas subprime a mediados del año pasado. Ni siquiera, aseguran, el paro del campo tuvo tanto impacto sobre el mercado. Y es que no bien comenzó la rueda, el real, la moneda de referencia para la región, se disparó de 2,31 unidades por dólar a 2,44, y provocó la reacción inmediata de todos los agentes locales, que comenzaron a especular con la posibilidad de que el peso corra la misma suerte.

El Banco Central (BCRA), que tan sólo horas antes había definido públicamente a través de su presidente, Martín Redrado, que no dejaría escapar al dólar puso toda su artillería sobre el campo de batalla. En los primeros minutos de negociación, coinciden los operadores, la autoridad monetaria habría vendido cerca de u$s 200 millones, y habría sumado en el transcurso de la jornada otros u$s 100 millones más. Aunque, luego, consultados al respecto, en el BCRA informaron que se vendieron en total u$s 60 millones en el mercado spot, ya que si bien volcaron sus divisas al principio salieron a recomprar hacia el final, y que operaron además otros u$s 150 millones a futuro. “Se vendió gran parte de lo que ingresó por la revaluación del oro y de otras inversiones de las reservas del BCRA. Por eso, pese a la intervención, las reservas terminaron subiendo incluso u$s 11 millones (a u$s 47.022 millones)”, aseguraron desde el Central.

No obstante, en el Mercado Abierto Electrónico (MAE), donde operan los bancos y el BCRA, se negociaron u$s 624 millones, casi un 40% más que lo promediado en lo que va de octubre y un 78% más que lo operado a diario en septiembre. Y la divisa terminó a $ 3,22, un centavo por encima del martes, mientras que en las pizarras de la city porteña se ofreció al público minorista a $ 3,24.

“El BCRA con su política de deslizamiento administrada del peso incentiva de alguna manera a comprar divisas. Porque la gente ve que la moneda se queda muy atrás respecto a monedas de la región”, opinó un operador de un banco de primera línea que pidió no ser nombrado. En Brasil, el dólar ya subió casi un 40% desde comienzos de septiembre, mientras que en México, la divisa trepó 19% frente al peso. En el mismo período, en tanto, la divisa norteamericana se apreció poco más del 6% con respecto al peso argentino.

Pero en el mercado hay quienes esgrimen que tarde o temprano el BCRA no tendrá más alternativa que reducir la brecha entre el peso y las monedas de la región, presionado por una cuestión comercial. “Si no, nos van a inundar de productos brasileños”, sentenciaba un operador de una entidad extranjera. “Por otro lado, un tipo de cambio más alto ayudaría al Gobierno a mantener un superávit fiscal cada vez más débil”, agregaba. Los futuros de dólar se negociaban así ayer $3,44 a un mes, y hasta $ 3,60 a tres meses de plazo. En el circuito informal, en tanto, el billete se vendía a $3,35.

“En este escenario, hay muchas empresas que tienen deudas en dólares que por las dudas están haciéndose de divisas para cubrirse. También están comprando los importantes y, cada vez más, el público minorista. Y los exportadores, que podrían ser oferentes de divisas, hoy están de paro. Con lo cual el único que vende es el BCRA”, señaló el responsable de cambios de otra entidad. En la city, apuntaron que la demanda de minoristas pasó de u$s 30 millones a cerca de u$s 50 millones ayer. Y si bien el BCRA provee de billetes al mercado, muchos bancos comenzaron a importar dólares para asegurarse que todas sus sucursales estén bien abastecidas. “Nadie quiere

Temas en esta nota

    Cargando...