El temor a una depresión vuelve a dejar a Wall Street de cara al precipicio

Hoy nadie sabe hacia dónde va el mercado. Y si dice lo contario, miente. En Wall Street se profundizaron los temores por la falta de crédito y la poca efectividad que tendría un nuevo recorte de tasas. La bolsa local cayó 5%.

10deOctubrede2008a las07:39

Pasa como en las películas –como en las malas películas– cuando el melenudo protagonista cae desde un piso 145 sobre hormigón de granito precámbrico con incrustaciones de titanio en punta y, después de sufrir la masacre del siglo atravesado por cientos de estalactitas sangrientas, la cámara muestra que se acerca la bella protagonista (siempre rubia, semidesnuda y corriendo), aproxima su femenina y espléndida humanidad a la de él, lo cachetea un poco en la mejilla (si el golpe fue muy bravo le tira medio vasito de agua sin gas en la cara) y el espectador sabe... que el melenudo suicida se levanta.

Los buenos ganan siempre.

Para los inversores, Wall Street (y sus mercados satélites) dejaron de ser los buenos de la película. Y no hay “rubia” con súper-recorte de tasas de interés, ni “vaso” con paquete de medidas que pueda revivir al protagonista de este drama de dimensiones inciertas.

Ayer el Dow volvió a perder 7,3%. Fue el recorte más pronunciado desde 2003 y, paradoja de nitroglicerina mediante, la cruda comparación puede no ser apta para cardíacos: hace un año nada más, 12 meses del calendario lunar, el muchacho de Wall Street cruzaba los 14.000 puntos, su máximo histórico. Algo que hoy se mira con envidia (sana). El Merval le fue fiel a la consigna y perdió 5%.

Es que la crisis de confianza se ha hecho carne y nadie quiere arriesgarse a nada. No hay dinero. No lo tienen los bancos. Y si lo tienen, se han parado encima, no quieren prestarlo a otros bancos ni a empresas. Todo el mundo desconfía de todo el mundo. Es casi, como un Gran Hermano. Y ya muchos están afuera de la casa.

“Los mercados de créditos siguen obstruidos, el costo del endeudamiento interbancario en dólares subió drásticamente”, señaló Alberto Bernal, Jefe de estrategia macroeconómica de Bulltick Capital Markets. En rigor, la tasa Libor a 3 meses alcanzó un máximo de 4,51%.

Los analistas dicen que nadie puede abaratar lo que no hay. El recorte de tasas de referencia coordinado esta semana entre los principales bancos centrales del mundo no tuvo impacto en el mercado porque el crédito sigue estancado. No se trata de precio, sino de confianza.

Intermezzo lacrimoso

En el mientras tanto, los inversores apostaron a que las recientes medidas no serán suficientes para evitar ya no una recesión, sino una depresión económica.

“Aunque haya nuevamente un recorte de tasas, la visión es que va a haber sufrimiento en la economía. Si se bajan nuevamente, habrá un sufrimiento menor pero no va a eliminar el derrumbe”, señaló Eduardo Blasco, director de Maxinver.

Ayer, las acciones de General Motors, una de las principales compañías estadounidenses, se derrumbaron 31,1 % a su menor nivel desde 1950, debido a las crecientes preocupaciones por una caída de la industria. Las acciones de bancos y aseguradoras fueron golpeadas.

A la vez hubo una salida masiva de los fondos de inversión que algunos medios en EE.UU. mensuraron en u$s 48.000 millones. “La velocidad y magnitud de las caidas está muy relacionada con el desarme de posiciones de los fondos”, señaló Javier Salvucci, de Silver Cloud.

No quedarse atrás

El índice Merval cerró en los 1.287 puntos, con una caída estrepitosa de 4,99%. Así alcanzó su nivel más bajo desde el 15 de abril de 2005. “La fiebre por salir del mercado no tiene límites”, señalaron en Portfolio Personal. “Incluso a poco del cierre desaparecieron los compradores”, señalaron. La acción de Tenaris perdió 7,61% mientras que la de Petrobras retrocedió 4,67%. Los analistas señalan que la economía ar

Temas en esta nota

    Cargando...