Con sus monedas bajo ataque, hoy toda la región vende reservas

En el año se registran caídas de hasta 26%.

Por
10deOctubrede2008a las07:44

Las principales divisas latinoamericanas se han devaluado con fuerza en las últimas dos semanas. Tanto es así, que los bancos centrales de la región están viéndose obligados a vender reservas internacionales para ayudar a sostener el valor de sus monedas.

La actuación de Martín Redrado –que en los últimos dos días vendió más de u$s 400 millones para impedir que el peso se hunda ante el dólar– parece hasta moderada al lado de las medidas que han tomado en los últimos días los bancos centrales de Brasil, México y Chile. De hecho, México anunció el miércoles que venderá un total de u$s 2.500 millones –sólo ese día, subastó u$s 998 millones– en el mercado al contado, luego de que el peso mexicano cayó un 13,8% en una sola rueda.

Asimismo, el Banco Central de Brasil echó mano ayer por primera vez en cinco años a los más de u$s 200.000 millones en reservas que acumuló desde 2002 a esta parte, gracias al boom de las materias primas. El miércoles vendió u$s 1.500 millones en el mercado al contado, al tiempo que ofreció u$s 900 millones en swaps cambiarios –una venta con promesa de recompra a futuro, que no afecta el nivel de reservas internacionales– y redujo los encajes bancarios. Y ayer volvió a la carga con cifras similares.“Por mucho tiempo, estos bancos centrales dijeron que su acumulación de reservas era como una política de seguros”, dijo Felipe Pianetti, estratega del equipo de JPMorgan Emerging Markets en Nueva York. “Ahora es el momento de usarlas”.

La agresividad de las medidas tomadas por Brasil tiene lógica, teniendo en cuenta que el real se ha depreciado más del 30% desde el máximo que alcanzó el 1 de agosto, de 1,55 reales. Ayer, el dólar cayó 4% en Brasil –es decir, que el real se apreció– y se ubicó en los 2,20 reales por unidad.

“La caída del real ha sido muy abrupta. Debería aflojar. De aquí a fin de año esperamos que el tipo de cambio tienda hacia los 2 reales, una vez que se normalice la situación internacional y se logre una estabilidad del mercado. En ese contexto, el real va a apreciarse: no va a volver a 1,55, pero tampoco están las condiciones económicas como para que se dé en Brasil una devaluación de la magnitud de la actual”, dijo Mariano Lamothe, economista de Abeceb.com.

Desde principio de año hasta ahora, el real es la moneda que más cayó en la región. Según Economática, la divisa perdió 26% frente al dólar. Por detrás del real se ubican el nuevo peso mexicano, que se ha depreciado un 16,3% este año, el peso chileno, que cayó un 16,2% y el peso colombiano, que perdió 13%. Ayer, también el Banco Central de Chile salió a intervenir para sostener a su moneda. Si bien la entidad no bajó las tasas de interés en su reunión de política monetaria –tal como esperaban muchos economistas–, sí anunció una reducción de los encajes bancarios para aumentar la liquidez del mercado. “Lo que está pasando en el mundo es muy delicado. Las monedas de América latina están cayendo mucho, especialmente el real. Argentina debe rever su política cambiaria: no debería dejarse que el real se escape mucho más respecto del peso: eso podría causar un daño comercial terrible para el país”, dijo el economista Pablo Rojo, de Río Bravo Inversiones.

Por Clara Agustoni.

Temas en esta nota

    Cargando...