En Córdoba tiraron 42.000 litros de leche

Ayer, previa intervención del director nacional de Lechería, Luciano Di Tella, los productores lograron convencer a Milkaut de recibirles leche por esta semana.

Por
14deOctubrede2008a las06:42


Oscar Manavella nunca había visto tirar un litro de leche, hasta el jueves pasado. Ese día, él y sus socios derramaron 42.000 litros de un saque. Días antes, la usina que recibe parte de su producción, Milkaut, les había avisado que no podía recibir su leche por un problema de sobrestock.

"Es la primera vez en mi vida que veo algo así", contó Manavella desde Pasco, un pueblo a 40 kilómetros de Villa María, Córdoba. "Tratamos de colocar la producción en otras empresas de la zona, y todas contestaron lo mismo. No hay capacidad de procesamiento ni almacenaje, ni siquiera en las grandes industrias. Tiramos 38.000 pesos a la basura", relató el productor, que junto con otros nueve tamberos integra un grupo que ya tiene diez años de vida.

Ayer, previa intervención del director nacional de Lechería, Luciano Di Tella, los productores lograron convencer a Milkaut de recibirles leche por esta semana. "No tenemos idea qué vamos a hacer la semana que viene, porque todas las pymes están sobrestockeadas", dijo Manavella.

Proveedor histórico de la tradicional empresa La Lácteo, en 2000, y luego de una crisis del sector, Manavella y sus socios decidieron diversificar las entregas para minimizar riesgos, y así, hace dos años, llegaron a Milkaut, empresa con la que hasta la semana pasada no habían tenido ningún problema.

"Lo que pasó es que estos días se combinaron muchos factores perjudiciales, como la crisis que vive el sector lechero y la crisis internacional, que frenó las exportaciones de leche y acentúa la sobreoferta en el mercado interno", dijo Juan Trossero, presidente de la Cámara de Productores de Leche de Córdoba.

"Todas las pequeñas y medianas industrias están sobrestockeadas. Advertimos que esto pasaría en agosto, cuando se cerraron las exportaciones de quesos casi por dos meses, lo que generó una sobreoferta en el mercado interno. Con sus intervenciones, el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, creó un sobrestock ficticio, parecido al de la carne", explicó el presidente de la Sociedad Rural Argentina, Hugo Luis Biolcati.

"Lo más indignante es que un Gobierno que dice apoyar a los pequeños productores sólo favorece la concentración con las medidas que toma. Porque, en este contexto, lo único que pueden hacer los tamberos es ofrecer la leche regalada a las grandes firmas que exportan leche en polvo, y éstas salen ganando", dijo Biolcati, importante productor lechero del norte bonaerense.

Aunque Manavella aclaró que nunca tuvo problemas con la empresa a la que entregaba su leche, varios colegas atribuyen el episodio a algo más que el sobrestock. Dicen que el rechazo a la leche es un pase de factura al grupo, que supo negociar con dureza en el pasado ante algunas usinas. "Hoy, con una situación de incertidumbre y exceso de oferta, las industrias aprovechan para cobrarse las cuentas pendientes con los productores", según explicaron fuentes del sector.

LA NACION intentó contrastar estos dichos con ejecutivos de la empresa Milkaut, sin éxito.

Por Mercedes Colombres.

Temas en esta nota

    Cargando...