Se mantendrá la demanda de los países emergentes

El pronóstico pertenece al economista Juan José Llach. Se trata de “modificaciones estructurales, y no de shocks transitorios“, agregó. Por eso, estimó, “es altamente probable que el promedio de los precios de los commodities para los próximos 15 años sea mucho más parecido al promedio de lo que va de este siglo que al observado en el último cuarto del siglo pasado“.

15deOctubrede2008a las07:17

Con la organización de la Federación de Acopiadores de Granos se desarrolló ayer en el Hotel Hilton de la Ciudad de Buenos Aires la edición 2008 del seminario Agrotendencias, un espacio que pretende estudiar los escenarios futuros en materia de mercados agrícolas.
Durante su desarrollo, el ex viceministro de Economía Juan José Llach sostuvo que la clave será el crecimiento de la demanda de los países emergentes, que mejoran sus niveles de ingresos y cambian hábitos alimenticios.

Se trata, explicó, de “modificaciones estructurales, y no de shocks transitorios, por lo que es altamente probable que el promedio de los precios de los commodities para los próximos 15 años sea mucho más parecido al promedio de lo que va de este siglo que al observado en el último cuarto del siglo pasado”.

Según el experto de la Universidad Austral, “la tendencia a la apreciación a largo plazo de las monedas asiáticas es música para el oído de los productores, porque aumenta el poder adquisitivo y los salarios en dólares de esos países”.
Llach puso de relieve asimismo que en China comienza a registrar un crecimiento de la demanda interna que supera al de las exportaciones.

Probablemente, dijo, empiece a reducirse la tasa de ahorro interno en ese país, “porque ahora ven con claridad el riesgo de respaldarse en los mercados externos”.
Para Llach, esa una buena noticia para los proveedores como la Argentina, que tendrán asegurada una “demanda excedente”, por el hecho de que ““se están incorporando al consumo sostenido dos tercios de la humanidad”.

El ex funcionario añadió a ese panorama la inminencia de una “ola regulatoria” que impondrá restricciones a los mercados de futuros, lo cual beneficiará a los productores al eliminar la “volatilidad de los precios apalancada en forma especulativa”.
Aconsejó para la Argentina, de todos modos, “todo lo contrario: una mayor profundización de esos mercados”.

OTRO ANÁLISIS. Loek Boonekamp, analista de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), por su parte, señaló que en el último año hubo “una mezcla explosiva de factores entre los que se destacó una oferta escasa de commodities agrícolas y una fuerte demanda. Vemos un decrecimiento de los granos secundarios (gruesos) que sólo crecieron un 3 % (46 millones de toneladas), al tiempo que su consumo mundial aumentó un 9 %. Además, tenemos bajos stocks que se han deteriorado en los últimos diez años. Todo esto generó características explosivas de los precios”.

El analista recalcó que por esta coyuntura se ha visto “pánico y desorden” en los mercados a futuros, como “la intromisión de los gobiernos mediante políticas intervencionistas, para tener respuestas visibles en el corto plazo, pero que son perjudiciales y distorsivas en el largo plazo”.

“Los mercados financieros que habían movido una gran masa de dinero a los commodities caen, con lo cual es de esperar el impacto en el terreno de los precios agrícolas”, agregó.
En cuanto a las perspectivas agrícolas desde la OCDE destacó: “Vemos un crecimiento continuo en casi todos los países que la integran pero en particular el crecimiento lo vemos en muchos países externos a la Organización”. Por ejemplo, en el terreno de los granos secundarios o gruesos ven un crecimiento especialmente acentuado en países emergentes.

“Se sabe que casi todos los alimentos se consumen donde se producen con lo cual no es s

Temas en esta nota

    Cargando...