El trago más amargo ya pasó: la devaluación no iría más lejos en la región

Alberto Ramos, economista jefe para América latina de Goldman Sachs, charló con El Cronista sobre cómo está parada la región frente al descalabro global.

Por
15deOctubrede2008a las07:42

Ramos cree que lo peor ya pasó en cuanto a la devaluación de las monedas, que tras una corrección brutal podrían incluso levantar cabeza tímidamente.

–¿Mostró buenos reflejos la región frente a la crisis?

–Los gobiernos de la región han respondido bien. Reaccionaron ante una creciente presión sobre la liquidez y los bancos centrales revirtieron las intervenciones en el mercado, para comenzar a proveer dólares en lugar de comprarlos como venían haciendo. También se ha ampliado el acceso a la llamada ventana de descuento. Pero por supuesto, esto no evitará el shock negativo para el crecimiento.

–¿Todavía hay margen para una mayor devaluación de las monedas?

–Parte de la depreciación es permanente, pero veo que todavía hay margen para una leve revalorización. Pero está claro que no volverán a los niveles de antes. Hoy ya no hay crédito abundante, cayeron los precios de los commodities, el crecimiento global está en baja, por lo que estamos previendo que las cuentas corrientes de los países de la región se irán desplazando hacia pequeños déficit.

–¿Cómo ve a la Argentina en medio de este entuerto?

–Argentina ya no tenía acceso a los mercados con lo cual perdió algo con lo que ya no contaba de todos modos. Veo la necesidad de que se ajusten las políticas, pero este contexto ayudará a bajar la inflación. Creo que el principal peligro es que se busque reactivar la economía con un estímulo fiscal que aumente el gasto. Y ahí sí podría haber problemas.

Por Laura García.

Temas en esta nota

    Cargando...