La soja bajó otro 4,3% y hay alerta por la parálisis en el comercio de granos

Los commodities valen como en agosto de 2007. La crisis mundial anuló la compraventa local y la carga en los puertos. Denuncian subas de 130% en insumos agropecuarios.

Por
16deOctubrede2008a las07:19

El desplome de los commodities agrícolas parece no tener un fin a la vista y comenzó a impactar con fuerza en el comercio local de granos y oleaginosas. Escasos negocios cerrados en las principales plazas granarias, poca actividad en las principales terminales de carga de exportación y alertas de reducción en el mediano plazo de toda la actividad en la cadena agroindustrial.

Ayer la soja bajó otro 4,3% y se ubicó en u$s 315,2 por tonelada, el menor valor desde fines de agosto de 2007 para los contratos con vencimiento más cercano que cotizan en Chicago. El trigo se retrajo 3,13% y cerró en u$s 204 por tonelada, el escalón más bajo en 16 meses, mientras que el maíz fue el más perjudicado por el miedo a la recesión global, al perder 5,62% y terminar cotizando a u$s 152,7 cada mil kilogramos.

La profundización de las bajas en el principal mercado de referencia provocaron una nula comercialización de cereales y oleaginosas en las plazas granarias locales. En la Bolsa de Rosario, los compradores ofrecieron 4,3% menos por la soja disponible, que terminó la jornada en $ 670 por tonelada. A esos valores no hubo negocios, se indicó desde el recinto. La cotización del trigo disponible, en tanto, también retrocedió 4,2% hasta $ 450 cada mil kilogramos y el maíz disponible se retrajo 7,1% hasta $ 260 por tonelada.

Con esos valores ofrecidos, fue nulo el interés de los productores por vender sus granos, a la espera de un repunte que, creen, deberían tener las cotizaciones internacionales a partir de la sobreventa que presentan todas las posiciones futuras en Chicago. En poco más de 3 meses, la soja perdió 48% de su valor, caída que para el maíz fue de 51% desde fines de junio y que llega a 57% para el trigo, en relación a su máximo histórico alcanzado en marzo último.

La retención de granos por parte de los vendedores se suma a la caída en la actividad en los principales puertos de exportación agropecuaria. “Desde fines de la semana pasada se siente un parate en todo trabajo. La situación es más que preocupante”, comentaron fuentes sindicales del sector.

En ese marco, en lo que va de 2008, ingresaron a Rosario 667.915 camiones cargados con soja, maíz, trigo y girasol, lo que representa 13% menos que en el mismo lapso de 2007 y se prevé que la retracción, por menor demanda externa, se profundice en los próximos meses. Se estima que habrá 185.000 fletes agrarios por tierra menos que en la campaña previa, lo que impactará en el nivel de empleo sectorial.

De acuerdo con un informe del Instituto de Estudios Económicos de la Sociedad Rural (SRA), los efectos de la crisis global sobre la economía argentina se siente con fuerza en la actual campaña agropecuaria, con baja de precios y costos dolarizados en alza constante.

En ese marco, estima que esta campaña tendrá una merma de 22% en el área sembrada con trigo; y de 18% para el maíz. La única que crecerá será la soja, que tendrá 3,2 millones de hectáreas más de área cultivada.

A la abrupta caída que las cotizaciones de las materias primas agrícolas registran en estos cuatro meses, el Instituto de SRA contrapuso las alzas en los insumos y la consecuente merma en las inversiones del sector rural. Al respecto, remarcó que la venta de semillas forrajeras caerá 30% y la de fertilizantes 33%. Y denunció alzas interanuales de entre 40% y 130% para los principales insumos, fertilizantes y pesticidas.

Por Paula López.

Temas en esta nota

    Cargando...