Castigadísima, la Argentina quedó en el ojo de la tormenta

La Bolsa cayó 12% y los bonos hasta 13%. El Merval ya se encuentra cerca de los valores en dólares que tenía en plena crisis del Tequila. Los papeles más golpeados, los relacionados con commodities.

Por
16deOctubrede2008a las07:54

El mercado dio un giro: ya no teme por una crisis sistémica en el sector financiero, sino que el miedo pasa ahora por cuán profunda será la recesión. En términos de resultados, sin embargo, nada cambia demasiado. El humor de los inversores sigue siendo el peor, y continúa el remate masivo de activos financieros. En la plaza local, el Merval se derrumbó 12,15% y volvió a ubicarse en los precios mínimos de la semana pasada, mientras que los títulos públicos se desplomaron más de un 13%, espejando lo sucedido en Wall Street, donde el índice Dow Jones Industriales cerró la jornada con un rojo de 7,8%, la segunda baja más abrupta en toda su historia.

“Estamos ante un proceso desapalancamiento que va a durar hasta fin de año, como mínimo”, sentenció Antonio Cejuela, portfolio manager de Puente Hermanos. “Y la Argentina va a seguir la misma tónica, no vamos a tener un movimiento distinto al exterior”, advirtió. El encarecimiento del crédito global está obligando a todos aquellos inversores que habían utilizado préstamos para comprar activos (lo que se conoce como “apalancados”), a vender sus posiciones para devolver el efectivo. Los commodities son algunos de los grandes perjudicados por este proceso de desapalancamiento. De ahí que los papeles de las empresas relacionados con las materias primas, como son los casos de Petrobras Brasil o de Tenaris, ambas dependientes del precio del petróleo, se hayan transformado recientemente en los grandes parias del mercado local. Ayer, Petrobras descendió 23%, mientras que la empresa del grupo Rocca perdió 19,98%. En Estados Unidos, el barril de crudo WTI bajó 1,4% a u$s 73,5.

“Acá hay una correlación de 100% con lo que pasa con el índice Standard & Poor’s 500 de EE.UU.”, apuntaba el responsable de la sociedad de bolsa de un banco de primera línea. “(En el mercado local) volvimos a los valores del viernes y pareciera que vamos a ver mañana (por hoy) valores más bajos todavía. En el mundo hay pánico a una recesión, cada vez más parecida a una depresión. Lo que no se sabe es si va a ser con o sin inflación”, apuntó.

Lo que está claro entre los analistas es que cualquier rebote de acá en el corto plazo será efímero. Aunque algunos advierten que tener acciones de empresas puramente locales puede servir como estrategia defensiva. Al menos acciones como Telecom, que dependen más del consumo interno que del mercado internacional, vienen aguantando mejor la crisis que papeles dependientes del exterior.

“Para mañana (por hoy) deberíamos ver el Merval buscando nuevos mínimos”, coincidió otro operador. “El mercado está ajustando poco a poco toda la suba que tuvo desde el 2002 al 2007. El Merval ya está en el valor en dólares que tenía en plena crisis del Tequila”, ilustró. Así como en en el momento de suba los precios suelen distorsionarse con respecto a los fundamentals del mercado, en la city explican que en los momentos de pánico sucede exactamente lo mismo. “Hoy Pampa Holding vale lo mismo que valía antes de incorporar a Edenor y Transener, mientras que Francés, que hoy tiene un balance con ganancias, está en los mismos valores que tenía en 2003, cuando tenía equity negativo”, apuntó un operador.

Para los bonos soberanos, los pronósticos son bastante pesimistas. Ayer, el Discount en pesos ya se operaba a $ 74, mientras que el Boden 2012 se negociaba a u$s 29,5, lo que arroja un rendimiento de más de 35%.


Por Florencia Donovan.

Temas en esta nota

    Cargando...