‘‘En la Argentina, la crisis impactará menos que en el mundo desarrollado"

Entrevista a Gustavo verna,CRO de Philips para el Cono Sur. El ejecutivo de la multinacional alemana considera que la crisis mundial va a llegar a nuestro país, pero asegura que sus efectos serán mucho menores que los que sufrirán los países más ricos.

Por
16deOctubrede2008a las07:58

Usted acaba de asumir en un nuevo puesto a nivel regional. ¿Desde ese lugar, cómo observa a la Argentina frente a la crisis?

Está claro que va a impactar en todo el mundo y que no podemos desacoplarnos de la realidad. En nuestro caso, hay preocupación por saber cuál será la magnitud del problema y cómo va a influir en la actividad económica del país el año próximo. Igual creo que los efectos se van a sentir más en los mercados maduros que en los países emergentes como la Argentina.

¿Esto lo obliga a aplicar nuevas recetas de negocios?

La historia política y económica argentina siempre ha sido muy volátil. Pero luego de 70 años de presencia en el país hemos entendido que hay que ver la película y no la foto.

Nuestra compañía tiene una visión global, con planes que miran al largo plazo. El objetivo es apostar a los mercados emergentes. En la Argentina buscaremos conservar una tasa de crecimiento no menor al 15%.

Se trata de un desafío que nos propusimos a nivel global para el 2010 y que tiene que ver con fortalecer el liderazgo que hemos alcanzado en la mayoría de los sectores en los que actuamos. Y lo vamos a lograr con innovación contínua y mejorando la calidad de vida de la gente.

¿Hay nuevas inversiones previstas?

Seguimos con los proyectos anunciados para el año próximo y que tienen que ver con agregarle valor a nuestra planta de Tierra del Fuego para ampliar la producción de televisores de LCD y la línea de afeitadoras. También vamos a proyectar una expansión de la línea de pequeños aparatos domésticos.

¿No temen que una recesión pueda afectar sus ventas teniendo en cuenta que la percepción de los consumidores es que se trata de una marca cara?

Es cierto, somos una empresa de alto precio. Pero se trata de un gap razonable con la calidad de los productos que fabricamos. Y en las crisis la gente siempre se vuelca a marcas confiables, como ya pasó en otras oportunidades en la Argentina.

¿Ese comportamiento se mantiene en la actualidad?

La gente sigue comprando nuestros productos a pesar de los precios más caros porque la calidad es más fuerte.

¿Apuestan a algún segmento comercial en particular?

Al ahorro de energía, que es lo más urgente, atado a la producción de electricidad ecológica. Por eso buscamos nuevas tecnologías que ayuden a reducir el consumo energético.

¿Les preocupa el proyecto del Gobierno de que sólo se fabriquen lámparas de bajo consumo en el país?

Para nada. Hoy el mercado de bajo consumo ya es de 30 millones de unidades, contra las 15 millones del año pasado. Esto demuestra que vamos naturalmente hacia ese producto, al igual que el resto de los países del mundo que apuntan a reconvertir sus parques entre el 2010 y el 2014.

Por Andres Sanguinetti.

Temas en esta nota

    Cargando...