Se revaluó el peso un 4% frente al real y al euro

Impactó la baja de la divisa de Brasil.

Por
18deOctubrede2008a las08:09

El peso se apreció un 3,9% respecto de la canasta de monedas de los socios comerciales de la Argentina durante septiembre, según permitió establecerlo ayer el índice de tipo de cambio multilateral que elabora el Banco Central (BCRA).

Se trató del segundo mes consecutivo de marcada revalorización del peso respecto de la canasta de monedas, toda vez que en agosto el mismo índice había mostrado otra suba del 2 por ciento. Y se descuenta que se mantendrá en octubre ya que la tendencia a la devaluación del resto de las monedas de la región se ha agudizado en las últimas semanas.

En realidad, en ambos meses no hubo una revaluación del peso. Para ser justos debe decirse que se registró una menor depreciación de la moneda local respecto de la que han sufrido el resto de las monedas en general, y las de los países emergentes en particular, en relación con el dólar por el agravamiento de la crisis financiera internacional.

En este sentido, el salto en el tipo de cambio real multilateral de la Argentina fue básicamente explicado por la apreciación que el peso mostró respecto del real brasileño y del euro.

Se trata de las dos monedas que mayor ponderación tienen sobre la composición de este índice de competitividad cambiaria (que explican más del 54% de su evolución porque son los principales socios comerciales de la Argentina) y las que, durante septiembre, más terreno resignaron respecto de la moneda de Estados Unidos. La evolución del tipo de cambio multilateral también pasó a ser negativa en lo que va del año, al caer del 4% de agosto al -1,3% del mes anterior.

La pérdida de competitividad cambiaria es uno de los reclamos centrales de los industriales argentinos, que vienen demandando al Gobierno que facilite un salto alcista del dólar para mejorar, por esa vía, sus posibilidades de colocar mercaderías en el exterior.

Sin embargo, esa posibilidad es resistida por la administración de Cristina Kirchner, que teme que un salto brusco del tipo de cambio genere mayores incentivos para que los ahorros se dolaricen y agregue presión sobre la estructura local de precios, en momentos en que la inercia inflacionaria sigue siendo importante.

Los reclamos recrudecieron en los últimos días, cuando quedaron a la vista los problemas que la crisis internacional podía generarle al sector externo argentino por la fuerte devaluación (de dos dígitos en todos los casos ) que el resto de las monedas de la región han tenido respecto del dólar. En ese lapso aquí el peso sólo perdió 6 por ciento frente al dólar.

 

Temas en esta nota

    Cargando...