Aunque dudan de la Argentina, ven a los bonos cerca de su piso

En Nueva York ven complicado que el país logre fondos frescos con el canje de deuda. Y dudan de la capacidad financiera en 2009 por la caída de la soja y los mercados cerrados.

Por
20deOctubrede2008a las07:44

Algo más de tranquilidad se respiraría esta semana en el mundo financiero. De todas formas, aclaran los operadores, no porque el clima fuera a cambiar demasiado: la volatilidad seguirá primando en los mercados pero no se esperan derrumbes del 8% como los vividos algún día de la semana pasada. Habrá que ver si está priceada la recesión en los precios de los activos o todavía hay margen para un ajuste adicional.

Pero, en la Argentina, el foco pasará por otro lado. La mayoría de los operadores están desconsolados con el derrumbe de los títulos públicos. El viernes pasado, y después de una baja del 8% el jueves, derraparon 6,5%. “No hay mucho volumen pero nadie le pone el pecho. Considero que tendría que haber una reversión, pero la falta de información en los anuncios del Gobierno sobre el canje de deuda demuestra el mal manejo que están teniendo”, explicaba un experimentado operador que solicitó el estricto off the record.

El velorio en los bonos, dicen algunos, responde a la salida masiva que realizan los fondos del exterior. Éstos, según la misma teoría, están rematando posiciones en todos los mercados para hacerse de liquidez porque estaban apalancados. O sea, se endeudaban para invertir. Con una plaza seca, tienen que repagar esos créditos y deshacen posiciones para hacerse de cash. ¿Es así? ¿A los títulos locales les pegan los “malvados” fondos especulativos? Según le dijeron a El Cronista varios operadores de Wall Street, es sólo una parte de la historia. “Me imagino que le pegan a los bonos porque estiman que al país no le alcanza la plata y va a reestructurar. Además, los hedge funds compraban apalancados y hoy están desarmando a lo loco así que no hay nadie que compre. No se sabe cuántos fondos son, pero no hay tres tipos que venden. El proceso de desapalancamiento es general y a la Argentina le impacta más porque hay menos liquidez y le tienen menos confianza”, resumía un economista de alto rango que se desempeña en uno de los pocos bancos que zafó de la crisis.

Para Enrique Álvarez, director de IDEAglobal, la Argentina, Venezuela y Ecuador son los mercados que más sufren este desarme de posiciones. No es casual que, en ese orden, estos países sean los que lideran el ránking de Credit Default Swap. “No creo que haya margen para que sigan desarmando. No lo hacían en corto (con cobertura), sino que remataban la posición directamente. Me animaría a decir que estamos próximos a tocar fondo en términos de precios”.

Tanto Álvarez como Siobhan Morden, de ABN AMRO, concuerdan en que parte del malhumor con el país tiene que ver con la imposibilidad de conseguir fondos frescos para 2009. “¿Quién va a darle plata a Argentina con esta escasez de capital? La caída de la soja y no tener acceso a los mercados dificulta el escenario del año próximo. El Gobierno no anuncia medidas y le endilga la culpa a los especuladores... es difícil ser optimistas”, dice Morden. “Los bonos están tocando su piso pero la preocupación desde el exterior va a seguir”, agregó.

Por Leandro Gabin.

Temas en esta nota

    Cargando...