Presiona Moreno a la industria frigorífica para controlar un ente

Buscaría vaciar al instituto de la carne.

Por
22deOctubrede2008a las07:33

Al secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, no se le escapa detalle del mercado de la carne y quiere extender sus dominios hacia las instituciones de la actividad. Su acción más reciente fue la de presionar a los representantes de las cámaras frigoríficas para que renuncien al Instituto de Promoción de Carne Vacuna Argentina (Ipcva).

La historia había sido transmitida a LA NACION por el presidente de la Cámara de Industria y Comercio de Carne de la República Argentina (Ciccra), Miguel Schiariti, días atrás. Y pudo ser confirmada ayer por un sinnúmero de fuentes de entidades rurales y cámaras de productores que participan de una u otra manera en el ente público-privado que nació en 2003 para promocionar las exportaciones de carne vacuna argentina.

"Moreno cree que el instituto financió la protesta de las entidades y por eso ahora quiere vaciarlo de poder, sacándole integrantes del consejo directivo", explicó una alta fuente de las entidades que tiene acceso directo al presidente del ente, Dardo Chiesa. "Primero fue por las cartas de porte de la Federación Agraria, que se quiere quedar el Gobierno. Ahora van por el Ipcva. Es una venganza política a las entidades", dijo la fuente.

De acuerdo con este mismo ruralista, las presiones de Moreno fueron efectuadas sobre la Cámara Argentina de la Industria Frigorífica (Cadif), la Federación de Industrias Frigoríficas Regionales de la República Argentina (Fifrra), la Unión de Industrias Cárnicas (Unica) y la misma Ciccra. A estas cámaras Moreno estaría intentando convencer de apartarse de la conducción del instituto. De todo este grupo, el que denunció públicamente las presiones fue Schiariti, que es vicepresidente del Ipcva.

"Si sale toda la industria, el Ipcva queda acéfalo y es factible de ser intervenido, pero nosotros no nos vamos a ir", dijo Schiariti a LA NACION. El empresario denunció la semana pasada a la Oficina Nacional de Control Comercial Agropecuario (Oncca) por manejos discrecionales en el otorgamiento de los permisos de exportaciones, conocidos como ROE Rojo.

LA NACION intentó sin éxito contactar al resto de las cámaras y al propio Chiesa para contrastar estas versiones. Buena parte de los involucrados en la situación están en el Salón Internacional de Alimentos (SIAL) de París, participando de las actividades de promoción de la carne argentina que el Ipcva lleva adelante allí.

Bloqueo

Para un hombre de las entidades que también participa en el ente, la movida de Moreno no tiene que ver con la venganza política hacia el sector, sino con bloquear cualquier posibilidad de trabajo conjunto de productores e industriales en el instituto. "Quiere romper la buena relación entre el productor y la industria. Lo que no se da cuenta es que al ser un organismo creado por ley y en el que todos estamos obligados a participar, no puede disolverlo así como así", dijo el hombre, cercano a la conducción de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA).

El Ipcva es un ente del que participan con igual representatividad las cámaras frigoríficas, los productores y la Secretaría de Agricultura. Nació con el propósito de promover la carne argentina en los mercados externos y se financia mediante un canon que se cobra a la industria y a los ganaderos por cada animal producido.

Desde que las exportaciones de carne se restringieron, es protagonista de un debate entre los que sostienen que debe suspenderse el canon hasta que se normalicen las ventas externas y los que dicen que no debe cambiarse su manejo para evitar que el Gobierno intervenga en su administración.

Temas en esta nota

    Cargando...