El Gobierno pone un freno a la expropiación de Aerolíneas

Aunque hasta el miércoles se veía como "inminente", hoy hay cautela oficial.

Por
24deOctubrede2008a las08:05

Desde el Gobierno dejaron ayer en claro que si la expropiación de las acciones de Aerolíneas y Austral era una alternativa, como mínimo ésta deberá esperar hasta que pase el cimbronazo provocado por la decisión de reestatizar el sistema de las jubilaciones privadas. El secreatrio de Transportes, Ricardo Jaime, dijo que la expropiación de las acciones de las dos líneas aéreas es una "alternativa", pero que sería recién considerada en "otra etapa". Lo hizo algunas horas después de que uno de los dueños de Marsans, Gerardo Díaz Ferrán, dijera que estaban siendo "echados a gorrazos" por parte del gobierno de Cristina Kirchner. J

Horas antes, los integrantes del Tribunal de Tasaciones de la Nación (TTN) habían expuesto ante la Comisión Bicameral de Seguimiento de las Privatizaciones que la tasación que habían hecho de Aerolíneas y Austral arroja un valor negativo de mercado de 823,8 millones de dólares.

De esa manera, la brecha entre lo que estimó el TTN y el cálculo del banco contratado por Marsans (Credit Suisse) quedó establecida en 1.636,8 millones de dólares, si se tienen en cuenta el precio máximo de US$ 540 millones que pretende Marsans por sus acciones en Aerolíneas (casi 95%) y Austral (97%).

"Lo que marca la ley aprobada por el Congreso es el rescate a través de la compra de las acciones de ambas compañías", dijo Jaime, en una charla con periodistas en el quinto piso del Palacio de Hacienda. "Mientras se cumplen estas etapas, no podemos hablar de otras alternativas", dijo.

La pulseada de fondo es por el precio de Aerolínas y Austral. Pero hay, superpuestas, varias instancias en las que están involucrados los tres poderes del Estado. Mientras el Ejecutivo negocia con Marsans, es el Congreso el debe decidir sobre el precio establecido por el Tribunal de Tasaciones. Finalmente, en la Justicia fueron presentados recursos de amparo por parte de legisladores de la oposición.

En medio de esa puja, el jueves se coló el rumor de la expropiación. Díaz Ferrán, uno de los dos dueños de Marsans, acusó el impacto. "Estamos allí, pero nos están echando a gorrazos", dijo el empresario a la Cadena Ser, de España. "Veremos si aquello acaba de la mejor manera posible".

El gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero dedicó ayer no pocos llamados telefónicos hacia Buenos Aires, con el propósito de intentar extraer el compromiso de la administración kirchnerista de que no habrá una avanzada contra las empresas españolas, tras la decisión de reestatizar el sistema de jubilaciones privadas.

También se movió en ese sentido el embajador de España, Rafael Estrella, si bien el diplomático fue el único que prefirió no calentar el debate por Aerolíneas. "No me puedo hacer cargo de rumores", reiteró ante Clarín, en la Universidad de Palermo. Pero fuentes de la diplomacia ibérica agregaron que "hay que intentar todos los mecanismos posibles de diálogo".

Jaime dijo que la semana próxima volverá a reunirse con Vicente Muñoz, representante de Marsans. "Vamos a cotejar las dos evaluaciones", dijo. Y confirmó que el Gobierno también pidió al banco Credit Suisse detalles sobre el método que utilizó para tasar a Aerolíneas y Austral.

Detrás de esas declaraciones, hubo un cambio nítido contra las versiones del día anterior.

"La expropiación beneficiaría más a Marsans que a nosotros", fue ayer a última hora la explicación en el Gobierno.

Por  Luis Ceriotto.

Temas en esta nota

    Cargando...