El maíz todavía está a tiempo

Varias entidades del sector reclaman una baja de impuestos a los fertilizantes, para impulsar al cultivo.

25deOctubrede2008a las08:25

Una encuesta a productores, realizada por cinco entidades representativas ligadas al cultivo de maíz concluyó que si se aprobara un proyecto de ley sobre desgravación de fertilizantes, en la actual campaña aumentaría un 17% el área sembrada con el cereal, y sería mucho mayor el uso del paquete tecnológico (dosis de fertilizante).

Del estudio participaron Aapresid (Asociación Argentina de Productores en Siembra Directa), Casafe (Cámara de Sanidad Agropecuaria y Fertilizantes), Ciafa (Cámara de la Industria Argentina de Fertilizantes y Agroquímicos), Fertilizar y Maizar (Asociación Maíz y Sorgo Argentino).

El objetivo fue analizar los efectos de los diferentes proyectos de ley que crean un ''Programa de promoción y uso de fertilizantes'', y que fuera resumido en un único proyecto de ley conjunto presentado, entre otros, por los legisladores nacionales Silvia Giusti, María Dora Sánchez y Roberto Urquía.

De prosperar esa iniciativa parlamentaria se permitiría considerar como pago a cuenta de la liquidación anual del impuesto a las ganancias el 50% del gasto realizado en fertilizantes por los productores agropecuarios.

Se trata de un proyecto crucial en un momento en que las proyecciones de siembra de maíz muestran una caída respecto de la superficie de la campaña pasada, y que lograría un nuevo estímulo para toda la cadena de valor del cereal.

A partir de esta iniciativa se decide realizar encuestas a productores agropecuarios con el objeto de apoyar acciones que tiendan a evitar este escenario y el grave daño que causaría a los integrantes de la cadena de valor.

Según los resultados de la encuesta, puede concluirse que la producción de maíz aumentaría en 7 millones de toneladas respecto de las estimaciones para la presente campaña como resultado de un incremento del 17% del área sembrada, así como de un mayor uso del paquete tecnológico (dosis de fertilizante) vinculado al cereal.

Esto se traduciría en un ingreso adicional de divisas para el país del orden de los U$S 1.220 millones.

El sustento de esta ley no sólo está dado por el aumento del área sembrada con gramíneas, aspecto fundamental para mejorar las propiedades físicas y biológicas de nuestros suelos, sino que el mayor beneficio estará en cortar la caída de los niveles de algunos nutrientes, como el fósforo, potasio y nitrógeno/azufre para evitar una degradación de los suelos.

El incremento de la fertilización en gramíneas, y aún en soja, generará, además de un aumento seguro de la producción, el restablecimiento de mejores condiciones en nuestros suelos, con un efecto tan importante como el que pudo tener la siembra directa en su momento, dando sustentabilidad a los sistemas de producción.

Entre las principales conclusiones de la encuesta, se puede destacar que:

uEl 50% de los productores aumentaría la superficie destinada al cultivo de maíz en un 35% en promedio.

uEl 60% de los productores aumentaría la dosis de fertilizante aplicado en no menos de 40 kg. por hectárea.

uEl porcentaje de aumento en superficies y dosis es muy superior (cerca del 80%) entre productores medianos y chicos, siendo estos últimos los que hoy ven muy restringido su acceso a tecnología.

La importancia del proyecto de ley se refleja también en los resultados adicionales de la encuesta, obtenidos a través de los referentes zonales, que muestran que si se pudiera desgravar el 50% del costo de los fertilizantes, las regiones del NOA y del Sudoeste aumentarían el área sembrada con maíz en un 100%.

En tanto, áreas como el sur de la provincia de Santa Fe y el norte de Córdoba incrementarían la siembra de maíz en un 40 y 30% respectivamente.

Por estos motivos, desde Aapresid, Casafe, Ciafa, Fertilizar y Maizar convocaron a "acom

Temas en esta nota

    Cargando...