Falta vender el 33% de la cosecha de soja

A la espera de que los precios se recuperen, los productores retienen 13 millones de toneladas, por unos US$ 3000 millones.

01deNoviembrede2008a las08:21

Alrededor de 13 millones de toneladas de soja, con un valor de 3000 millones de dólares, están aún en poder de los productores aguardando mejores precios de mercado para su comercialización. Se trata del remanente más alto de los últimos 12 años. Por esta situación, el fisco estaría viendo demorado el ingreso de más de US$ 1000 millones en concepto de retenciones a las exportaciones.

Cuando se cosechó la soja, entre marzo y mayo, los precios de la oleaginosa batían récords, pero el comercio estaba paralizado por el conflicto con el campo. El 17 de julio votó en contra de las retenciones móviles el vicepresidente, Julio Cobos, y se terminó la pelea con el agro, pero la crisis financiera se profundizó y las cotizaciones cayeron abruptamente. En pocas semanas, el precio de la oleaginosa se derrumbó de los 609 dólares a 315 dólares por tonelada, para luego recuperarse levemente.

Perdido el momento de mejores precios, los productores se sentaron sobre buena parte de su cosecha 2007/2008. El año pasado, el grano sin vender para esta época era de sólo 5,6 millones de toneladas, menos de la mitad de los actuales 13 millones. Gente de paciencia, los chacareros quieren ver subir nuevamente los precios pero aún si eso no ocurre en el corto plazo, confían en que, en medio de la crisis global, el grano que reposa en los silos plásticos en sus campos será el mejor resguardo.

Según datos de la consultora especializada Agritrend, para esta altura del ciclo comercial, el volumen retenido es el más alto, al menos, en los últimos 12 años. Si se tiene en cuenta el grano que ya se vendió pero sobre el que aún no se fijó precio -una práctica habitual en este negocio- ese volumen podría llegar a las 16 millones de toneladas, lo que equivale a un 33% de la cosecha, que en total fue de 46,2 millones. Esta situación se da cuando la siembra de la nueva campaña ya avanzó sobre el 14% del área proyectada.

La decisión de los chacareros de retener la producción tiene múltiples consecuencias. En el momento en el que más lo necesita, el Gobierno -que ya estaba reacaudando menos por la caída de los precios- está viendo afectado uno de los pilares del superávit fiscal, las retenciones. La soja paga derechos de exportación del 35% para el poroto y del 30% para el aceite y la harina.

Además, el menor ingreso de divisas está presionando sobre la cotización del dólar y en el nivel de consumo en las economías de las provincias. Según informó la Cámara de la Industria Aceitera de la República Argentina (Ciara), en la tercera y cuarta semanas de octubre se liquidaron US$ 528,5 millones, un 20% menos que en el mismo período del año pasado, cuando las principales firmas exportadoras de granos y subproductos vendieron en el Banco Nación 669,5 millones de dólares.

En el polo aceitero del Gran Rosario, las industrias están teniendo serias dificultades para abastecerse de materia prima. De allí que la molienda de la oleaginosa en lo que va del año es 8% menor que el año pasado en el mismo período. Además, cuando se generalice la cosecha de trigo, el mes próximo, podrían registrarse problemas de almacenamiento.

Alberto Rodríguez, director ejecutivo de Ciara, confirmó que "la baja liquidación de divisas está estrictamente vinculada con la menor oferta de mercadería. En lo que hace a molienda, las empresas están trabajando muy por debajo de su capacidad instalada lo que está llevando a algunas compañías a adelantar vacaciones o reparaciones", dijo el empresario.

Horizonte de mediano plazo
Los números de Agritrend son confirmados por la Bolsa de Comercio de Rosario. Allí, desde hace semanas, es raro el día en que el volumen operado supera las 30.000 toneladas, cuando históricamente ese número osciló ent

Temas en esta nota

    Cargando...