El dólar debería valer hoy $ 4,3 para recuperar competitividad con Brasil

El real se depreció 40% en los últimos tres meses, y el peso, sólo un 10%. Los economistas estiman que las desventajas bilaterales persistirán el año que viene. Si la Argentina quisiera volver a obtener el tipo de cambio real de julio pasado (un récord histórico), debería devaluar su moneda casi un 30% más.

03deNoviembrede2008a las07:46

Dicen que la Argentina tendrá que acostumbrarse a convivir sin esa competitividad cambiaria (histórica) que este año había llegado a tener con Brasil. Con todo lo perdido en ese terreno, tras la devaluación del real (del 40% en apenas tres meses), los economistas ya estiman que esos beneficios del tipo de cambio ya son inalcanzables. A tal punto que, si la Argentina decidiera volver a los meses de las ventajas bilaterales récord (en términos reales), cuando el dólar de Lula se mantenía cercano a un mínimo histórico de 1,5611 reales (el 30 de julio pasado) y el de Cristina por encima de los $ 3,06, el Central debería dejar al peso depreciarse un 27%, hasta los $ 4,33. Y más: si los industriales que en esas épocas bramaban por un dólar a $ 4 persistieran firmemente en los niveles de sus pretensiones, debería empezar a reclamar una paridad en $ 5,65.

Pero eso, claro, forma parte de un escenario que suena demasiado irreal para los economistas locales. El Central, dicen, tiene aún en sus manos el control de la moneda, y el Gobierno mantiene sus planes de contener al dólar por debajo de los $ 3,40 para fin de año. La industria, entonces, tendrá que esperar. “Fue una gran lástima cómo nos jorobó, en términos de competitividad, el gradualismo del Banco Central en el momento de la estridencia y del salto del dólar. Porque esto después nos trabó. Imagínese... yo estaba hablando de un valor teórico, de más de $ 4 por dólar antes de la crisis. Ahora ya no arriesgo cifras... Es lógico que estos $ 3,40 deberían estar bastante superados”, se quejó ante El Cronista el economista Eduardo Curia.

En pleno corazón de la city brasileña hoy estiman que el dólar debe ubicarse cerca de los 2,15 reales. Aunque no desaparece –tampoco allá– la fuerte presión de los sectores industriales para acercarlo al máximo que tocó en agosto pasado (de 2,38). “En parámetros de la convertibilidad de los noventa, el peso había llegado a una paridad con el real de 2 a 1, tras devaluarse hasta 50% desde esos años. Pero igual no permitió lograr un superávit comercial con Brasil. En el 2005, teníamos déficit de u$s 5700 millones; y este año ya tenemos entre u$s 8.000 y u$s 9.000 millones”, explicó el economista de DPA Consultores, Horacio Costa.

Se cree que Brasil tiene ahora sólidas razones y herramientas para asegurar la cotización del dólar en los niveles que le resulten más simpáticos. Pero que estos van más allá de asegurar la solvencia del sistema financiero. “Uno de los condicionantes que hoy tiene Lula, más allá del problema financiero y de su moneda, es cumplir la meta inflacionaria para 2008. La realidad es que los precios, a pesar de la fuerte caída en los commodities, siguen al acecho”, explicó el analista de InvertirOnline.com, Emilio Dojas. Un dólar controlado (quizá en 1,95 reales) dejaría a Brasil más cerca de cumplir con la meta de inflación prevista para este año, de 5% (hoy ya acumula 4,5%). “El real va hacia una cierta apreciación: va a tratar de preservar la devaluación que mostró hasta ahora sólo en un 25% ó 30%. Ése, obviamente, no es un tema menor para nosotros”, tranquilizó Curia.

En cambio, para Gabriel Martini, de Abeceb.com, esta última devaluación repercutirá indefectiblemente en “mayores importaciones de Brasil, y en un menor impulso de las exportaciones de Argentina”. Y afirmó que “nuestro Banco Central va a primar la estabilidad del sistema financiero: Va dejar el dólar a $ 3,30 a fin de año, y el año que viene en un piso de $ 3,30 y techo de $ 3,4

Temas en esta nota

    Cargando...