El campo desembolsará 23% más en cultivar los cuatro principales granos

Según la Sociedad Rural Argentina, el productor toma más riesgo que en la campaña pasada, porque esta vez no proyecta precios récord para el mercado de los commodities.

Por
05deNoviembrede2008a las07:05

El sector agrícola encara una etapa de complejas decisiones económicas, tras un año signado por el conflicto político local y la crisis financiera global. Sin embargo, sólo para sembrar trigo, maíz, soja y girasol, gastará en la campaña 08/09 un 23% más que en el período precedente.

El dato se desprende de un análisis de costos de la Sociedad Rural Argentina (SRA), que tiene en cuenta el enorme aumento de los insumos para el agro y el crecimiento del área sembrada con soja en detrimento de los demás cultivos, que requieren un gasto inicial mayor.

Según la estimación de esa entidad, a pesar de que los cuatro meses de conflicto con el Gobierno, la sequía y ahora la baja internacional de los commodities generaron un mal clima de inversión, el campo desembolsará u$s 9.298 millones en el presente año agrícola para sembrar los cuatro principales cultivos del país, mientras que la campaña pasada gastó u$s 7.542 millones en ese concepto.

Este año, la siembra de trigo costó u$s 1.830 millones, a razón de u$s 407 por hectárea. Para implantar maíz, los productores habrán gastado u$s 1.293 millones con un costo de u$s 431 por hectárea, mientras que sembrar soja este año costará u$s 5.348 millones, con un gasto de u$s 299 por hectárea. Por el girasol, los productores desembolsarán u$s 297 por hectárea, sumando u$s 827,2 millones al costo total.

El mayor desembolso no es resultado de un buen clima de negocios, sino que refleja puramente el incremento del costo de los insumos. Más aún, si se tiene en cuenta que, en esta campaña, la superficie global sembrada será menor a la del año pasado, y que hay una menor intención de fertilizar los campos, lo que reducirá también la productividad, arrojando una cosecha total que se estima 5% menor en toneladas.

La soja, más barata

A un contexto internacional plagado de incertidumbre, se suman las políticas locales de restricción a las exportaciones de maíz y de trigo. Por eso, este año, la soja es, más que nunca, la mejor opción.

Según los datos de la SRA, sembrar maíz es en estos momentos un 30% más caro que hacer soja, y el trigo es 25,6% más costoso que la oleaginosa.

Por eso, sin acceso al crédito y en un año de sequía, se incrementará hasta 9% el área sembrada con soja, cultivo más resistente a la falta de agua.

Por la sequía y los insumos, el recorte del área sembrada con trigo fue del 18,5%, según datos de la Bolsa de Cereales (BCR), mientras que la baja proyectada para el maíz supera el 15%. Adicionalmente, según las últimas estimaciones de la entidad, se sembrará 15% menos girasol.

Según la BCR, los costos directos de los cuatro cultivos se incrementaron fuertemente respecto de la campaña anterior. El gasto necesario para hacer girasol a principios de octubre subió 55%, sembrar maíz es 44,7% más caro, e implantar soja tiene un valor 46,1% mayor.

Pese a que, según Ambrosetti, es probable que empiecen a reducirse los costos de los insumos por la baja internacional de los commodities, un recorte considerable sólo puede esperarse dentro de dos o tres meses. Aún así, explica que “el riesgo del empresario es más alto este año, porque en la campaña pasada se sembraba proyectando precios récord”.

Por Julieta Camandone.

Temas en esta nota

    Cargando...