Los sabuesos copan la city porteña y fuerzan una abrupta baja del dólar

La estrategia Moreno se extendió en bancos, en casas de cambio y en sociedades de bolsa. El dólar bajó, pero porque prácticamente no hubo operaciones. Eficacia cortoplacista.

Por
05deNoviembrede2008a las07:39

No hubo nada que envidiarle a la afamada 1984 de George Orwell. Como una suerte de Gran Hermano, el Gobierno estuvo presente ayer a través de inspectores de la AFIP, de veedores del Banco Central (BCRA) y de la Comisión Nacional de Valores (CNV) en entidades bancarias, en sociedades de bolsa y hasta en empresas privadas con el objetivo de contener la demanda de dólares. Sin quemar reservas del Central, el Gobierno logró así que el billete en la city porteña descendiera dos centavos a $ 3,38 para la venta y casi un 4%, a $ 3,28 en el circuito mayorista, donde operan los grandes inversores y se marca luego la tendencia para el resto del mercado.

“Las verificaciones tienen como objetivo detectar la eventual existencia de mecanismos que habiliten la elusión de los requisitos establecidos en la normativa cambiaria, así como la evasión tributaria”, se defendieron desde la CNV, la AFIP y el BCRA en un comunicado conjunto.

Para los operadores, sin embargo, la jornada de ayer demostró que la estrategia de “apriete” iniciada por el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, se extendió a gran parte del sector financiero. El hosco guardián de los precios continuó, por su parte, con los llamados a bancos y agentes de Bolsa, a quienes buscó persuadir de no subir los precios de sus pizarras al público.

Con inspectores y veedores instalados en las principales mesas de dinero, pocos se animaron a operar. El volumen negociado en el mercado cambiario fue de u$s 143 millones, apenas un quinto de lo que se venía operando en promedio en octubre. Mientras que en el mercado de renta fija, las transacciones con bonos sumaron u$s 144,5 millones, contra un promedio diario de u$s 300 millones el mes pasado.

Según el BCRA, el escaso movimiento registrado en el mercado de títulos público fue precisamente una señal de la preponderancia que hasta la semana pasada venían teniendo las operaciones de contado con liquidación, mediante las cuales los inversores se hacen de dólares sin pasar por el mercado de cambios formal. “Lo que se hizo (por ayer) fue verificar que los operadores estuvieran cumpliendo con la nueva normativa de contado con liquidación. Lo único que cambió con respecto a otras ocasiones fue que en lugar de realizar la verificación ex post la hicimos en tiempo real”, justificaron desde la autoridad monetaria. La operatoria de “contado con liqui” es simple: un inversor compra con pesos bonos en la plaza loca y luego los vende contra dólares en el exterior. Desde el lunes, sin embargo, rige una nueva norma que obliga a los inversores a demostrar que la contraparte tiene los bonos en cartera por lo menos por un período de 72 horas, para evitar que la compraventa de títulos sea sólo una operación cambiaria.

Pero en los bancos la nueva norma genera muchas quejas. “Ahora ya casi no se puede operar bonos en dólares. Nunca antes el mercado estuvo tan intervenido. Los operadores de bonos estamos de brazos cruzados, no hay mucho que se pueda hacer”, sentenció un operador de un banco nacional.

Cualquiera sea el caso, en la city advierten que el control de policía por parte de las autoridades sólo tendría efecto en el corto plazo. “No va a tardar el mercado en encontrarle la vuelta. Sólo se va a generar un mercado informal de divisas mucho más importante”, advertía otro operador de una entidad de primera línea. Y es que, esgrimen, no hay control que revierta la tendencia de los inversores a dolarizarse.

Por Florencia Donovan.

Temas en esta nota

    Cargando...