Prevén menores exportaciones del agro

La recesión de países desarrollados reducirá la demanda y consolidará la baja de precios; interés por los mercados emergentes.

08deNoviembrede2008a las08:21

La recesión en los países desarrollados impactará en las exportaciones agropecuarias argentinas por la caída de los precios y el menor volumen enviado. En eso coinciden especialistas consultados por LA NACION, entre los que, no obstante, prevalecen visiones optimistas sobre el mediano plazo.

La Unión Europea (UE), el principal comprador de alimentos argentinos, y América del Norte comprarán menos y pagarán menos. China, India y otros países asiáticos también reducirían sus importaciones de productos primarios, pero en menor medida. ¿Hasta cuándo?

"A un año vista el escenario es de estancamiento con deflación de precios. En el caso de las commodities agrícolas es esperable que, dado que los fundamentals de oferta y demanda serían similares a los previos a la crisis, debería haber una lenta recuperación de precios a partir del segundo semestre de 2009 que impactaría en nuestras cosechas de 2010", pronosticó Raúl Ochoa, profesor de la Universidad Nacional de Tres de Febrero.

Una fuente diplomática argentina en el Viejo Continente explicó que "al entrar en recesión la economía, el consumo europeo se verá afectado". Además, "la revaluación del dólar frente al euro impactó sobre los precios y las decisiones de compra de los importadores". De hecho, los precios ya acusaron el impacto, y no sólo los de los granos y subproductos -que acumulan caídas del 45% promedio-. "Tomemos el caso de los cortes vacunos de alta calidad que tenían un valor promedio hasta julio de 20.000 dólares la tonelada y actualmente están cotizando a 12.000 dólares. O lo que sucede con las exportaciones de carne aviar en donde la pechuga IQF pasó de 3700 a 2500 dólares por tonelada y el pollo entero de 1,5 kilos directamente dejó de venderse. Casos similares se están viendo en pescado, frutas y otros rubros", aseguró la fuente.

En la última edición del Salón Internacional de la Alimentación (SIAL) de París, que se realizó el mes pasado, varios exportadores debieron aceptar nuevas condiciones de compra por parte de sus contrapartes, que exigieron bajas sustanciales de precios. Un asistente contó que las discusiones fueron literalmente "a los gritos".

Para Marcelo Elizondo, director ejecutivo de la Fundación ExportAr, el panorama no es tan sombrío. "Los mercados más afectados por esta crisis serán la UE y el Nafta [Tratado de Libre Comercio de América del Norte], a donde va el 18,9 y el 9,5 por ciento de nuestras ventas externas, respectivamente. Eso suma sólo el 28,5 por ciento del total de las exportaciones. El otro 70 va al resto del mundo. Europa tendrá influencia en nuestro escenario inminente, pero la Argentina tiene una exposición en el rubro agroalimentos más diversificada y eso le será un punto favorable", dijo el funcionario.

Para el año próximo, la Fundación ExportAr prevé exportaciones por US$ 68.000 millones, más bajas que las que estima para este año, de alrededor de 75.000 millones, pero más altas que las de 2007, que fueron de 55.000 millones. Para Elizondo, que se basa en las previsiones de crecimiento del Fondo Monetario Internacional (FMI), "el mundo desarrollado se detiene y el emergente se desacelera pero sigue creciendo fuertemente".

Roberto Bouzas, profesor de la Universidad de San Andrés, opinó que la desaceleración "también llegará a China e India, pero sus demandas de recursos naturales seguirán en aumento; es claro que el pico de precios ya es algo del pasado, pero es probable que los valores continúen a niveles históricamente positivos para la Argentina".

Política de Estado

Para Mitar Begenisic, especialista de la Universidad Argentina de la Empresa (UADE), "otro elemento por tener en cuenta son las políticas de Estado tendientes a evitar la dependencia de

Temas en esta nota

    Cargando...