Países emergentes urgen a reformar el Fondo

Piden a las naciones desarrolladas medidas contra la crisis.

Por
08deNoviembrede2008a las08:22

Los países emergentes reclamaron ayer la reforma del Fondo Monetario Internacional (FMI) y de otras entidades multilaterales para evitar que se reitere en el futuro la crisis financiera global. El ministro brasileño de Hacienda, Guido Mantega, sostuvo: "Es necesario que se repiense el sistema financiero internacional y que se reformen instituciones donde los emergentes no tienen voz activa".

Tras reunirse en San Pablo con sus pares de Rusia, la India, China, Sudáfrica y México, Mantega indicó que "los países avanzados deben tomar medidas adicionales para restablecer el crédito y la confianza en el sistema financiero". La reunión fue el aperitivo del encuentro de ministros del grupo de los 20 -que reúne a los países más ricos (G-7) y a 13 naciones en desarrollo- que se realizará hoy en esa ciudad.

Uno de los participantes será el gobierno argentino a través del ministro de Economía, Carlos Fernández, y del presidente del Banco Central, Martín Redrado, quienes viajaron ayer acompañados por el secretario de Finanzas, Hernán Lorenzino. Según el Palacio de Hacienda, Fernández "también reclamará mayores reformas en el FMI, promoviendo un mayor foco en la supervisión de las economías desarrolladas, así como cambios más profundos en su función de financiamiento, orientados a dejar atrás el esquema tradicional de condicionalidades".

En general, los ministros plantearán la importancia de avanzar en una mayor regulación y supervisión de los mercados financieros internacionales, con la intención de buscar una mayor transparencia, cobertura y adecuada capitalización de los bancos.

El texto que acuerden hoy los ministros será revisado el 15 por los presidentes de los 20 países en Washington, con la presencia de la mandataria argentina, Cristina Kirchner. En ese encuentro se considera poco probable que asuma compromisos Estados Unidos, en plena transición política hasta el 20 de enero próximo.

"Es difícil pensar en llegar a propuestas de acciones concretas para salvar la economía global", dijo Carl Weinberg, economista jefe de la consultora High Frequency Economics. "Las acciones importantes deberán esperar hasta en enero cuando asuma el nuevo presidente" de los Estados Unidos, dijo.

"Del encuentro en San Pablo de este fin de semana lo más que podemos esperar es que no surjan desacuerdos que perjudiquen un abierto cambio de ideas en Washington" la semana próxima, afirmó.

La Casa Blanca redujo las perspectivas de alcanzar grandes acuerdos en esa cumbre y economistas estiman que el G-20 podría impulsar una mayor coordinación, pero advierten que hay poca unidad como para llegar a grandes pactos como los de Bretton Woods en 1944, que originaron la actual estructura financiera mundial.

"No existe la mínima posibilidad" de alcanzar una suerte de Bretton Woods II, dijo Nariman Behravesh, economista de la consultora estadounidense IHS Global. "Se habló mucho de la arquitectura financiera mundial tras la crisis de Asia [a fines de los 90], pero no surgió nada", recordó. "Yo dudo de que ocurra algo. Hay demasiados intereses compitiendo y muchos gobiernos no quieren quedar de manos atadas", comentó.

El G-20 es un club que incluye a las mayores economías mundiales (Gran Bretaña, Canadá, Francia, Alemania, Japón, Italia y Estados Unidos), la Unión Europea y 12 naciones emergentes: Brasil, Rusia, India, China, la Argentina, Australia, Indonesia, México, Arabia Saudita, Sudáfrica, Corea del Sur y Turquía. Participan de sus deliberaciones los jefes del FMI, Dominique Strauss-Kahn; del Banco Mundial, Robert Zoellick, y del Banco Central Europeo, Jean-Claude Trichet.

 

Temas en esta nota

    Cargando...