Se acabó la fiesta del consumo: las ventas con tarjeta cayeron hasta 30% en octubre

Ni el Día de la Madre pudo esta vez contrarrestar lo que ya es una realidad en toda la economía. En las empresas de plásticos, reconocen que fue fuerte la caída del consumo en restaurantes, compras de electrodomésticos y hasta hipermercados. Preocupa que, a diferencia de 2002, esta vez la crisis internacional impide prever un cambio de tendencia.

Por
10deNoviembrede2008a las07:42

Llevaba meses insistiendo para conseguir mesa en un restaurant de sushi en pleno Palermo Soho. Sin éxito, en algún momento, hasta había llegado a llamar de martes para viernes para reservar un lugar. Pero no había forma, cuando me atendían (porque muchas veces, simplemente dejaban sonar el teléfono) siempre la respuesta era la misma: “Esta semana estamos completos, intente la próxima”. Por eso fue una gran sorpresa el sábado pasado, cuando apenas pasando por ahí no sólo pude darme el gusto de probar el reputado sushi (que finalmente, no era nada del otro mundo), sino que logré conseguir mesa sin siquiera tener que esperar más de 10 minutos.

Parece que los restaurantes son un fiel reflejo de lo que ahora ya es un secreto a voces: la fiesta del consumo se ha terminado. Pero no sólo para el rubro gastronomía. Según confiaron fuentes del sector de tarjetas de crédito, el consumo con plásticos descendió entre un 25% y 30% en el mes de octubre. Éste no es un dato menor, teniendo en cuenta que, estacionalmente, octubre y diciembre son los dos meses en los que los emisores de tarjetas registran los mayores volúmenes de operaciones, gracias a los consumos por el Día de la Madre y por Navidad, respectivamente.

“Cuando hay crisis, el consumo se retrae rápidamente, porque la gente adopta una actitud mucho más prudente”, explicó un ejecutivo de una reconocida tarjeta de crédito, que pidió no ser nombrado. Según confió, los datos del último mes ya muestran una fuerte caída en las ventas con tarjeta de electrodomésticos, de consumo en restaurantes y hasta de hipermercados, el rubro que suele llevarse gran parte de la tajada de los consumos realizados con plásticos.

Uno de los factores que, coinciden en el sector, influye en en el menor uso de los plásticos es el hecho de que los inversores también perciben hoy que las compras en cuotas se han encarecido. Hasta octubre, las compras en cuotas representaban para las tarjetas cerca del 50% de todos los consumos.

“Es muy preocupante”, reconocía otro ejecutivo de una compañía líder de tarjetas de crédito. “Tenemos que remontarnos al menos un año para atrás para ver estos niveles de consumos”.

Pero lo que más preocupa a los emisores de tarjetas es que no hay en el horizonte elementos que permitan vislumbrar un cambio de tendencia. Y es que, a diferencia de lo que pasaba en el 2002, hoy no sólo parece haber una crisis de confianza local, sino que el contexto internacional es el peor en décadas. Con lo cual mientras que en la última crisis, los bancos buscaban colocar plásticos apostando a una reactivación económica que sería traccionada por el viento de cola internacional, ahora las entidades se preparan para una contracción inevitable del negocio.

“Ésta es una crisis macroeconómica, que se está dando a nivel mundial. Por eso lo que se ve en este momento es que va a pasar mucho tiempo antes de que mejore el clima de inversiones local”, apuntó uno de los ejecutivos consultados.

Por Florencia Donovan.

Temas en esta nota

    Cargando...