Para el Indec no hay alza de alimentos

La canasta básica, según el organismo, cuesta exactamente lo mismo hoy que a principios de año; críticas de analistas privados.

12deNoviembrede2008a las07:23

La inflación no llegó a los supermercados. De acuerdo con las estadísticas oficiales, la canasta básica en los primeros diez meses de 2008 no sufrió aumento alguno, ya que en octubre los precios promedio de los alimentos y bebidas de primera necesidad eran exactamente los mismos que en enero. Algo parecido sucedió con la canasta que se utiliza para medir la pobreza, ya que para el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) este índice acumuló en lo que va del año una suba del 1,9% y se ubicó claramente por debajo de la evolución del costo de vida, que en el mismo período tuvo un incremento del 6,5% entre enero y octubre.

La manipulación de los datos de la canasta básica de alimentos y la canasta básica total no es un dato menor, ya que ambos índices se utilizan para realizar las mediciones de pobreza e indigencia. Según el Indec, una familia tipo -dos adultos y dos menores- en octubre necesitó tener ingresos por $ 973,24 mensuales para no ser considerada pobre y $ 442,17 para no ser indigente.

Así, para el Gobierno el número de argentinos que están por debajo de la línea de pobreza asciende a 6,3 millones, mientras que los indigentes suman 2 millones. Estos datos contrastan con las mediciones privadas, que indican que en la Argentina hay 11,5 millones de pobres, de los cuales casi un tercio, 3,9 millones de personas, está por debajo de la línea de indigencia, es decir que no reúnen los ingresos necesarios para asegurar su alimentación.

En las últimas semanas se especulaba que a partir de la fuerte desaceleración que registró la mayoría de los precios, debido a la menor actividad económica, el Indec podría comenzar a normalizar sus números de manera de ir achicando la brecha entre la inflación real y la oficial. En este sentido, algunos analistas pensaban que el índice de octubre representaba una excelente oportunidad para que por primera vez en casi dos años convergieran ambos indicadores, aprovechando que la inflación real, según los economistas privados, se ubicó en torno al 0,7 o 0,8%.

Sin embargo, el organismo, que se encuentra virtualmente intervenido por el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, echó por tierra estas especulaciones al informar para octubre una suba del 0,4% en el índice de precios al consumidor (IPC), es decir, prácticamente la mitad de lo que indican las mediciones privadas. Esto llevó a que ayer se repitieran las protestas de los técnicos del organismo frente a la sede central.

Desaceleración
Para las estadísticas oficiales, la suba del último mes se explica básicamente por los incrementos registrados en rubros como indumentaria (1%), turismo (3,5%) y algunas categorías de alimentos y bebidas, como frutas (2%) y bebidas alcohólicas (3,1 por ciento).

Estos aumentos, a su vez, fueron neutralizados por algunas bajas como las que se dieron en verduras (-2,6%) y los servicios básicos para la vivienda, como la luz y el gas, que según el Indec en octubre tuvieron una baja del 5 por ciento. "Está claro que octubre registró la menor inflación desde febrero, como producto de la desaceleración económica, pero igualmente continuó la manipulación de los índices por parte del Gobierno", señaló el economista Camilo Tiscornia, para quien la inflación real de octubre fue del 1% y que proyecta para todo 2008 un alza del 21 por ciento.

En Ecolatina, la consultora fundada por el ex ministro de Economía Roberto Lavagna, coinciden con la idea de que las estadísticas oficiales siguen siendo manipuladas por el Gobierno, más allá de que el índice de octubre mostró una brecha apenas menor entre los datos de la realidad y los informes del Indec.

"Después de tener un pico en julio, la inflación muestra una importante desacele

Temas en esta nota

    Cargando...