Los bancos se anticipan a Moreno con las tasas pero le piden una mano a Redrado

Las asociaciones bancarias se lo recomendaron a sus integrantes, aunque le pedirán también al BCRA más asistencia. Redrado copiaría la estrategia de Paulson para inyectar liquidez.

13deNoviembrede2008a las07:21

A veces con una simple amenaza basta. Al menos, en el caso de los bancos, la sola idea de que el secretario Comercio Interior, Guillermo Moreno, podría intervenir con métodos non sanctos para frenar la suba de tasas de interés parece estar surtiendo efecto. Tanto que los principales bancos nacionales y extranjeros acordaron hacer un esfuerzo para demostrar que tienen voluntad de recortar el costo del crédito, siempre dentro de los márgenes posibles, ya que también las entidades temen que si bajan demasiado las tasas habrá más individuos tomando pesos para irse al dólar.

Ayer, de hecho, muchas instituciones buscaron que trascendiera que estaban bajando sus tasas. “Los bancos están pagando menos por los depósitos. Tres de los grandes bancos del sistema financiero hicieron hoy operaciones importantes a tasas mucho más bajas. Esto recién se va a ver en la encuesta que difunde mañana (por hoy) el Banco Central”, advertían desde una de las principales cámaras bancarias. “La Prime (la tasa de interés que se paga por los préstamos a empresas de primera línea) estaba por debajo del 30%”, aseveraron.

“Hoy (por ayer) apareció mucha plata en el mercado”, señalaron, por su parte, en un banco nacional. “Hubo además fondos comunes de inversión y AFJP haciendo más plazos fijos”. El call, la tasa que se paga por los préstamos interbancarios, bajó del 15% al 13,5%, mientras que la Badlar, la tasa que se ofrece por plazos fijos de más de $ 1 millón, se ubicaba en torno al 23% anual, casi cuatro puntos por debajo del lunes.

Aunque el relajamiento de las tasas también va de la mano de una mayor actividad del Banco Central (BCRA) en el mercado de pesos. La entidad que preside Martín Redrado viene inyectando billetes hace por lo menos tres días dado que, con un dólar más quieto –ayer cerró a $ 3,32 en casas de cambio–, puede darse el lujo de comprar divisas. Hasta la semana pasada, por el contrario, el BCRA era una de las grandes aspiradoras de la liquidez de la city, ya que cada vez que vendía reservas para contener la presión sobre el tipo de cambio también retiraba pesos del circuito.

En el BCRA, además, esperan que empiece a surtir efecto entre los bancos la nueva línea de crédito de contingencia que la entidad puso en marcha la semana pasada. Redrado estableció un esquema para precalificar las carteras de préstamos de los bancos, de modo tal que cuando una entidad tenga problemas de liquidez pueda obtener redecuentos (préstamos) del BCRA sin demoras. El problema hoy por hoy es que las entidades sólo considerarían recurrir a esta ventanilla una vez agotadas todas las instancias del mercado, ya que advierten que este tipo de asistencia tiene una connotación muy negativa después de la crisis del 2001, cuando los bancos que recibían redescuentos del BCRA lo hacían ya no tanto por problemas circunstanciales de liquidez, sino de solvencia.

Para eliminar el estigma asociado a los redescuentos, es que el BCRA tendría previsto que las asistencias se realizaran de manera más masiva, como sucede en EE.UU., cuando el Gobierno inyecta al mismo tiempo liquidez en varias entidades. “La idea es que los bancos puedan bajar un poco las tasas, con la tranquilidad que cuentan con el respaldo del BCRA”, explicaban.

A pedido del BCRA, ayer hubo reuniones tanto en ABA como en Adeba, las dos cámaras que nuclean a las entidades privadas, para evaluar alternativas a la norma. Entre otras cosas, los bancos criticaron el hecho que que la línea de crédito se disparara recién una vez que el ratio de liquidez de la entidad descendiera por debajo del 25%. “Los bancos grandes, en general, están trabajando con ratios much

Temas en esta nota

    Cargando...