Comienza a ceder la tensión con el dólar y esperan regreso de depósitos

La nueva estabilidad llega con tasas de 20% y dólar de $ 3,35. Todo un escalón más alto y a la espera que la gente se tranquilice. En los bancos, ayer, había rostros distendidos.

Por
13deNoviembrede2008a las07:24

Desde las 15 de ayer, la hora en que cierra el mercado de cambios, se podía percibir una clara distensión en el ánimo de banqueros y hombres del circuito financiero. “La noticia es que se terminó la corrida”, le aseguraba un operador de un banco extranjero a su casa matriz en Europa. Una recorrida telefónica entre los veteranos de las mesas de dinero, hombres del mil batallas cuyo principal mérito es haber sobrevivido a los múltiples cracs financieros del país, permitió sacar algunas conclusiones que conviene tener presente para las próximas semanas:

- Por primera vez ayer el call entre bancos bajó de 15% a 13,5%, y hubo más voluntad de las entidades a prestarse entre sí.

- Por segundo día consecutivo, el Banco Central compró dólares en lugar de vender. Unos u$s 200 millones en 48 horas que significaron más de $ 600 millones liberados al mercado.

- A última hora de ayer, grandes inversores que buscaban tasas generosas para colocaciones en pesos a plazo fijo, se encontraron con que los principales bancos no estaban dispuestos a pagar 30%, lo cual supone que la desesperación de las entidades por retener depósitos es menor.

- Los bancos, que hasta la semana pasada vendían entre 20 y 30 millones de dólares diarios en sucursales, informaban que la demanda había bajado a menos de un tercio.

- El dólar libre en la calle, ayer, valía parecido al precio de las casas de cambio, en torno de $ 3,32.

- También cayó el precio del dólar Nueva York, de casi 4 pesos que había llegado el viernes a $ 3,75 ayer. Se trata de las operaciones para fugar divisas a través del llamado “contado con liquidación”, que es la compra de bonos en Argentina y la venta simultánea en Estados Unidos.

- Frenó fuerte la demanda de dólares por parte de las empresas y parece haber dado resultado la estrategia del Gobierno de filtrar a los medios las listas con los nombres de las empresas y bancos que compraron dólares estas semanas. “Nadie quiere quedar marcado”, explicaban indignados en una multinacional por la vulneración tan grosera del secreto bancario en el país.

La opinión de los expertos ayer coincidía en que el Gobierno puede haber ganado este nuevo round en la pulseada con el mercado por el precio del dólar. Nadie arriesga por cuánto tiempo, porque el baldazo de desconfianza que llegó con la expropiación a las AFJP dejó la sensación de que todo es posible en la era Kirchner. Pero el deterioro de las expectativas tiene sus propios tiempos. En plena crisis con el campo, las tasas para depósitos habían trepado de 8% a 22%, y se calmaron en 15% cuando pasó la furia. Esta vez, se opina, los intereses que había llegado hasta 30% podrían estabilizarse en torno de 20%. Y el dólar que bajó forzado a $ 3,05/3,10, ahora podría estabilizarse en torno a $ 3,35. Todo en un escalón más alto y a la espera que la gente se tranquilice. Al menos en los bancos, ayer, había rostros más distendidos. Y resultó un día de cierto alivio local, cuando el resto del mundo temblaba por nuevas noticias de derrumbe del consumo en EE.UU., y la sensación de que todavía hay demasiada deuda tóxica por resolver en Washington.

Por Guillermo Kohan.

Temas en esta nota

    Cargando...